El martes comenzó, en el Kauffman Stadium, la Serie Mundial 2015, entre los Mets de Nueva York y los Royals de Kansas City.  La puesta en escena presenta al equipo con el mejor pitcheo abridor, los Mets, y al equipo con mejor defensa, los Royals.

Los Mets no ganan la Serie Mundial desde hace 29 años y los Royals desde hace 30. El año pasado, los de Kansas City cayeron en la final contra los Gigantes de San Francisco, guiados por las actuaciones estelares del abridor zurdo Madison Bumgarner, quien eventualmente fue MVP de la serie gracias a 2 victorias y 1 juego salvado en 21 innings lanzados,  solo con 1 carrera permitida; y al venezolano Pablo Sandoval, quien estableció una marca de hits en una postemporada, con 26. Los Mets no llegaban a una instancia como esta desde el 2000, cuando fueron derrotados 4 juegos a 1 por los Yankees.

Los neoyorkinos finalizaron la temporada regular al frente del Este de la Liga Nacional, con 90 juegos ganados y 72 perdidos. Su éxito se debe en buena parte a una rotación que cuenta con tres abridores estelares, los derechos Matt Harvey (13 victorias y 8 derrotas, con 2.71 de efectividad), Jacop deGrom (14 y 8, 2.54 de EFE) y el novato Noah Syndergaard (9 y 7, 3.24 de EFE).

Kansas City, equipo con más victorias de la Liga Americana (récord de 95 y 67), no posee un pitcheo con tanto pedigrí, pero sí una defensa extraordinaria, que le ha ahorrado 50.9 carreras a la defensiva (líderes, y por mucho, de todo MLB), según Fangraphs. Todo eso gracias a las excelentes cualidades defensivas del cátcher Salvador Pérez, el campocorto Alcides Escobar, el segunda base Ben Zobrist, el jardinero central Lorenzo Cain, el primera base Eric Hosmer y el jardinero izquierdo Álex Gordon.

Lee también   Valtteri Bottas se queda con el GP de Rusia

Un lugar común del béisbol reza que el 70% del juego es pitcheo, pero los Royals han demostrado que una defensa con cualidades sobre el promedio puede marcar la tendencia, y de hecho así ha ocurrido con este equipo en las últimas dos temporadas.

La Serie arrancó con dramatismo, ya que según reportó el periodista Barry Svrluga en su cuenta de Twitter, el abridor dominicano Edinson Volquez, de 32 años, lanzó sin enterarse de que su padre falleció antes del inicio del primer encuentro.

Volquez abandonó el estadio luego de estar sobre el montículo durante 6 innings, en los que permitió 3 carreras. “El trabajo que hizo Vólquez nos mantuvo cerca y eso es lo que siempre tratamos de hacer porque sabemos que tenemos una buena ofensiva”, le dijo su compañero, también lanzador, Yordano Ventura al periodista Enrique Rojas de ESPN.

Al final, el primer juego de la Serie Mundial fue un reflejo de lo que se esperaba de ambos equipos: reñido. Tanto así, que el juego culminó 5 carreras por 4, y se decidió con un elevado de sacrificio de Hosmer en el inning 14, luego de que la pizarra estuviese igualada a 4 en los 9 innings reglamentarios. El juego tuvo una duración de 5 horas y 9 minutos, según Rojas, el más largo en la historia de la Serie Mundial.

Por cierto, en el primer lanzamiento del juego, el venezolano Alcides Escobar bateó un jonrón dentro del campo, ante una recta a 95 millas de Matt Harvey.