Conor McGregor anunció con polémicas declaraciones que regresará al cuadrilátero 

Foto: Archivo

El irlandés Conor McGregor anunció su esperado regreso al cuadrilátero el 18 de enero de 2020 en Las Vegas, tras lo que expresó su deseo de disputar una revancha en Moscú ante el luchador ruso Khabib Nurmagomédov.

«¡Regresaré el 18 de enero de 2020! El combate se celebrará en Las Vegas. No me interesa en absoluto quién será mi próximo rival. Destruiré a cualquier que se entrometa en mi camino«, dijo McGregor en rueda de prensa.

El rival de McGregor debería ser el ganador del duelo que enfrentará el 2 de noviembre a Jorge Masvidal y Nate Díaz en el Madison Square Garden.

El luchador irlandés, que había sido sancionado por seis meses por la batalla campal que protagonizó contra el ruso en la Ultimate Fighting Championship (UFC) y después fue arrestado en Florida por robo a mano armada, había anunciado su retirada en marzo pasado a través de la red social Twitter.

«Quiero pelear aquí, en Rusia. La gente espera un segundo duelo entre nosotros (McGregor y Nurmagomédov) y se celebrará. ¡Honestamente, odio a Khabib!», subrayó desafiante.

Aunque tampoco descartó un combate en un octógono de la capital rusa contra Toni Ferguson, ya que dijo que el ruso le tiene miedo.

«Khabib es un cobarde, siempre está perdiendo peso. La gente espera esta pelea. Lo espera su padre, pero no él. Él quiere pelear con alguien contra el que nunca ha peleado, ya que no le gustan los riesgos y por eso no puede pelear durante mucho tiempo», afirmó.

Lee también   Manny Pacquiao quiere demostrar que sigue vigente en el boxeo

Además, puso en duda que Khabib sea un patriota ruso, ya que cuando gana nunca enarbola la bandera tricolor rusa, sino sus colores tradicionales de la república norcaucásica de Daguestán.

«Será una revancha. La pasada semana él huyó de una rueda de prensa (en Moscú). Va en su naturaleza. ¿Provocación? Yo volé (a Moscú), el huyó. ¡Típico daguestaní! ¡Pero le pillaré!», comentó.

Además, en un intento de ganarse a la afición rusa, McGregor desveló que había regalado al presidente ruso, Vladímir Putin, la primera botella de whisky producida por la marca con su nombre durante el pasado Mundial de fútbol de Rusia.