Que un tenista quede eliminado en primera ronda de un grand slam no tiene mucho de noticioso. No obstante, si el tenista implicado es Rafael Nadal, uno de los mejores en la historia del juego y virtualmente invencible en arcilla, ese es otro cantar. En las últimas temporadas, Nadal ha tenido que lidiar con adaptar su juego, antes defensivo, incansable y constante, a su cuerpo, que se ha debilitado debido a las lesiones.

Y no hay que dudarlo, lo espectacular del juego de Rafael Nadal fue aquello que lo deterioró.

Hoy, el zurdo fue derrotado por el también español Fernando Verdasco por un marcador de 7-6 (6), 4-6, 3-6, 7-6 (4) y 6-2. Es la segunda vez en su carrera que cae en la primera ronda de un Gran Slam, desde Wimbledon en 2013.

No estoy contento en la forma en que jugué en el inicio. No fue tan malo el cuarto, pero él jugó mejor que yo también. Tuve mis oportunidades. Él estuvo mejor que yo. Fue más agresivo y tomó mayores riesgos. Probablemente merecía ganar. Fue una derrota dura para mí. El año pasado llegué aquí jugando mal, pero ahora la historia fue diferente. Venía jugando y practicando muy bien, y trabajando mucho. Es difícil cuando se trabaja mucho y te vas antes de tiempo en un evento tan importante.

El año no empezó muy bien para él. ¿Podrá recuperarse?

Lee también   Rory Mcllroy ganador del abierto británico