Desde la antigüedad el “arte de agarrarse a madrazos” ha existido siendo una de las disciplinas principales de los antiguos juegos Olímpicos que practicaban los griegos. Ya en épocas modernas sigue siendo un gran imán de masas donde la gente busca en sus adentros su faceta violenta al ver a dos atletas elaborando estrategias en el arte de golpear y evitar ser golpeado.

La decadencia del boxeo la inició sin duda el mismo Muhammad Ali al tener una estrategia de burlas, payasadas y ofensas previas y durante sus combates, principalmente en sus pleitos con Foreman, Liston y Frazier. Incluso permitió que éstos mastodontes le pegaran de más en el ring teniendo las consecuencias que todos sabemos para el otrora Cassius Clay ¿Se imaginan si se hubiera dado el agarrón Ali-Stevenson? La política cubano-estadounidense nunca lo iba a permitir pero ese hubiera sido un pleito contendiente para ser llamada “Pelea del Siglo”, nunca lo sabremos.

AliStevenson
Ali vs Stevenson. La verdadera «Pelea del Siglo» que nunca fué.

Los tiempos de hoy no son menos glamorosos que en la época de oro del box, solo hay que agregar la exagerada parafernalia que se arma alrededor de una pelea, la cantidad inmensa de apuestas legales o no y promotores mas desleales, contratos de televisión, los patrocinios que se generan y cambiamos al Madison Square Garden de La Gran Manzana por el MGM de Las Vegas – ¿Cómo es posible que Pacquiao y Mayweather estén intercambiando sonrisas?  ¿Esperar 5 años para esto? Yo literalmente quería matar a mi oponente en el cuadrilátero – Decía Mike “Iron” Tyson antes y después de la supuesta pelea del siglo XXI. Lo cierto es que vimos a dos púgiles en decadencia moral y física. Un Pacquiao que jamás iba a ser aquel que retiró a Margarito del ring y un Mayweather que hace que “el arte de la defensa” sea igual de efectivo que el arte de negociar millones, menospreciando la esencia del deporte de los puños a cambio de la riqueza total; apuesta ganada para el de Michigan.

El Fraude del Siglo
El Fraude del Siglo

Seamos claros, Mayweather va a estar en el salón de la fama junto con los más grandes gracias a sus récords pero nunca se va a ganar el respeto del público y los que saben de box van a decir que era un maestro del box defensivo complementando su técnica con una gran astucia, un publicista, as de los negocios y multimillonario. Pacman va a estar un escalón abajo en el recinto de Canastota, Nueva York. Pero ¿En serio un pugilista que corre durante 12 asaltos por el ring solo lanzando jabs sin fuerza o cualquier otra combinación famélica para puntear puede compararse con el gran Sugar Ray Robinson que literalmente destrozaba a su adversario? Ustedes lectores y los expertos en boxeo tienen la última palabra.

Lee también   NFL busca seguir jugando en México por muchos años

En estos tiempos ya nadie hace 100 peleas por lo que hablando del récord de Floyd, Chávez con sus 86 KO y 107 peleas ganadas se lo pasa por el arco del triunfo, por ejemplo. La supuesta pelea del siglo carece de sentido desde que los dos grandes de éstos tiempos se evitaron cuidadosamente durante su etapa de esplendor, el “El Devorador de Mexicanos” en plenitud era una bestia sin control dentro del ring, y Floyd pues seguía ganando por decisión gracias a sus piernas y abrazos.

Una revancha ya no le interesa a nadie porque ésta pelea sirvió para terminar de despertar a una generación de espectadores moderna ávida de espectáculo y que en éstos tiempos ya no es manipulable por la prensa ni mucho menos por el marketing, al menos no por segunda vez y que es capaz de crear su propio juicio a través de lo que realmente observa. Es por esto que disciplinas como las artes marciales mixtas crecieron exponencialmente dejando al boxeo con la imagen de una pantomima que genera millones. Me resisto a pensar que esto termine así para un deporte tan noble, pero en la actualidad y en la opinión del autor solo Gennady Golovkin puede ser la super estrella que alce la cara por el boxeo, si es que hay alguien que pueda pintarle un buen pleito, claro está. Del lado mexicano, necesitamos menos estrellas de televisoras con guantes y más “Ratones” Macías, “Sal” Sánchez, “Púas” Olivares, «Terribles» Morales y necesitamos urgentemente alguien que pueda hacernos recordar que alguna vez tuvimos un “César” del boxeo venido desde tierras sonorenses. De los grandes a nivel mundial mejor no escribo más porque nunca habrá alguien como Joe Louis o Sugar Ray Robinson y espero verdaderamente estar equivocado.

Raton
«Todo se lo debo a mi mánager y a la virgencita de Guadalupe» Frase célebre del ídolo nacido en Tepito: el «Ratón» Macías.