Los Golden State Warriors se niegan a morir en las Finales de NBA y derrotaron a domicilio a los Toronto Raptors por un cerrado marcador de 106-105 y la serie regresará a Oakland.

Aferrados a una esperanza llamada Kevin Durant, los dirigidos por Steve Kerr arribaron a Toronto para tratar de extender la serie y así lo hicieron, pero sin su anhelado regreso.

Durante el primer cuarto el dominio de los visitantes se hizo presente con Stephen Curry, Klay Thompson y Kevin Durant, las estrellas de los Warriors tuvieron silenciado al Scotiabank Arena llevándose el cuarto 34-28, diferencia que fue primordial para el resto del partido.

Para el segundo período los Raptors lograron nivelar las acciones haciendo respetar su casa; sin embargo, los de la bahía respondían ante cada ataque y terminar igualados 28-28.

Aunque Golden State mantenía su confianza por encima, ocurrió lo que muchos temían, Durant volvió a lesionarse el gemelo derecho y tuvo que salir faltando gran parte del segundo cuarto y no iba a regresar al encuentro.

Los Warriors iniciaron con una pequeña ventaja la segunda parte, ventaja que Toronto quería recortar y lo iba consiguiendo, hasta que los ‘splash brothers’ se combinaron para estirarla a una máxima de 15 puntos, aunque el cuarto también terminó igualado a 22 pero con la ventaja para los visitantes.

Los Raptors no habían podido descifrar el juego de sus rivales y en este último cuarto empezaron a recordar que una victoria los llevaría al campeonato, por eso empezaron a apoyarse en Kyle Lowry y Kawhi Leonard para conseguirlo.

Lee también   Pablo Sandoval se despide de los Giants

Los locales empezaron a ripostar y tomarían la ventaja, faltando menos de cinco minutos para finalizar el encuentro, pero Golden State sacó la casta de campeón y con tres triples consecutivos logró liquidar el partido.

Máximos anotadores

Nuevamente Stephen Curry se colocó al equipo en sus hombros luego de anotar 31 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias y encestando 5 triples en 14 intentos.

Klay Thompson volvió a ser el de antes justo cuando lo necesitó el equipo al finalizar con 26 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias y 7 triples en 13 lanzamientos.

Draymond Green, por su parte, tuvo un partido más callado y finalizó con una doble decena, 10 puntos y 10 rebotes que fueron vitales en la defensiva para la victoria de su equipo.

Por primera vez en mucho tiempo Kawhi Leonard no logró superar los 30 puntos en un partido, pues esta noche se quedó con 26, además de capturar 12 rebotes que parecieron darle vida a su equipo, pero se quedó corto.

La serie volverá al Oracle Arena para el juego 6 este jueves, con la ilusión de los locales de ver una victoria que le dé opciones al tricampeonato, en el último partido en la que sirvió de casa para los Warriors por 47 años.