El tenista sudafricano, Kevin Anderson, venció en un emociónate y largo partido al estadounidense John Isner, por 7-6 (6), 6-7 (5), 6-7 (9), 6-4 y 26-24 en un encuentro que duró seis horas y 36 minutos para avanzar a la Final de Wimbledon por primera vez, la segunda de un Grand Slam en su carrera.

Este fue el segundo partido más largo en la historia de Wimbledon, después del que el propio John Isner y el francés Nicolás Mahut participaron en 2010, (primera ronda 6-4, 3-6, 6-7 (7), 7-6 (3) y 70-68), el cual tuvo una duración de 11 horas, 5 minutos y 183 juegos.

Además, esta fue la segunda Semifinal más larga de la historia desde 1968 con seis horas y 36 minutos. Tres desempates, 99 juegos y un quinto set, que parecía ser eterno, fueron necesarios para conocer al ganador y primer finalista de Wimbledon de este año.

Kevin  Anderson se llevó los dos últimos sets, los únicos en los que no hubo “Tie-breaks”, en el cual consiguió quebrar en el juego 49, cuando el estadounidense comenzó a mostrar señales de calambres en sus piernas y cansancio, empezó a andar desanimado debido a que sabía que se perdía su posibilidad de jugar su primera final en su carrera de un Grand Slam.

Kevin  Anderson tendrá que esperar a su rival para la final, el cual saldrá del partido entre el español Rafael Nadal, número 1 del ranking, y el serbio Novak Djokovic, duelo que fue pospuesto para reiniciarse una hora antes de la final de damas.

En este partido se logró batir otro récord, luego de que John Isner terminara con 53 saques directos (aces), sumando 214 en total a lo largo del torneo, ha roto el récord anterior en posesión del croata Goran Ivanisevic, de 212 aces, impuesto en el 2001 cuando se consagró campeón luego de derrotar al australiano Patrick Rafter en la final.

Lee también   Garbiñe Muguruza se deshizo de Venus Williams y conquistó su primer Wimbledon