Luego del maratónico choque de la noche del viernes que duró más de siete horas y se convirtió en el juego más largo en la historia de la Serie Mundial, este sábado los Medias Rojas de Boston y los Dodgers de Los Ángeles volvieron a enfrentarse. Esta vez la victoria fue para el equipo de Alex Cora, que ya pone una mano sobre el título de campeón.

Gracias a un marcador de nueve carreras por seis (9-6) en el Dodger Stadium, la serie se colocó 3-1 a favor de los Red Sox, que solo necesitan un triunfo más en tres juegos posibles para quedarse con el trofeo.

En principio el duelo fue netamente de pitcheo, siendo la pieza dominante el cero en las pizarras durante cinco innings completos. Sin embargo, la paz se rompió cuando el pitcher venezolano Eduardo Rodríguez permitió cuatro carreras en el sexto episodio, tres de ellas gracias a un jonrón de Yasiel Puig.

En la siguiente oportunidad al bate para Boston, el cuerpo de lanzadores local permitió un cuadrangular de Moreland y así la visita se colocó a una del empate (4-3).

Al momento de llegar el octavo inning, el mánager de los Dodgers usó a Jansen, su cerrador estrella, pero la jugada le salió mal pues el relevista fue castigado al permitir el empate. Ya en el noveno inning, los Medias Rojas se encendieron y produjeron hasta cinco anotaciones.

Los Ángeles intentó reaccionar en su última oportunidad y lograron dos carreras, pero finalmente la victoria fue para el equipo de la Liga Americana.

Lee también   Los mexicanos que dirán presente el Opening Day de la MLB

El pitcher ganador fue Joe Kelly, mientras que el derrotado fue Dylan Floro. El jugador destacado de la noche fue Steve Pearce, quien bateó de 4-2 e impulsó cuatro, secundado por Moreland, quien trajo tres carreras al marcador.

Este domingo Red Sox y Dodgers se vuelven a ver las caras para el quinto encuentro, todavía en Los Ángeles. Los locales necesitan ganar para seguir con vida, una victoria los hará subcampeones por segundo año consecutivo.