Es difícil enfrentarse a un buen lanzador cuando está encendido. Y si ese lanzador es el Jake Arrieta actual, es cuesta arriba intentar ganarle a los Cachorros de Chicago. Lo pueden decir los Piratas de Pittsburgh.

En temporada regular, Arrieta ganó 22 juegos, tuvo una minúscula efectividad de 1.77 , segunda más baja en la Liga Nacional (aunque usted no lo crea), en 229 innings lanzados, con un promedio de 9.28 ponches y 1.89 boletos cada 9 innings. Por algo es candidato al Cy Young de su Liga, junto a Zack Greinke y Cleyton Kershaw, ambos de los Dodgers de Los Ángeles.

Ayer, este pitcher derecho lanzó 9 entradas, en las que ponchó a 11 Piratas, no dio boletos y apenas le batearon 4 hits. Dominio puro, a pesar de que golpeó sin intención a dos bateadores del otro equipo, por lo que el relevista Tony Watson, haciendo cumplir los extraños códigos del béisbol, le pegó un pelotazo. Ya en la base, cuando tuvo el mínimo chance, Arrieta se robó la segunda.

«Dexter Fowler disparó un jonrón y anotó tres veces por los Cachorros. Kyle Schwarber añadió un enorme jonrón contra el abridor de Pittsburgh Gerrit Cole, dándole a Chicago una temprana ventaja que permitió que Arrieta se encargara del resto», dice AP.

Con su nivel actual, 4 carreras de ventaja son más que suficiente para Jake Arrieta.

Y así fue. Los Cubs ahora se enfrentarán a los Cardenales de San Luis, con el objetivo de ganar y continuar su travesía, cuyo puerto final será ganar la Serie Mundial, cosa que no logran desde hace 106 años.

Vaya.

Lee también   Liga Mexicana de Béisbol ya tiene fecha de inicio y muchas novedades