Conor McGregor, tras pasar la revisión médica correspondiente después de la pelea del pasado fin de semana ante Floyd Mayweather, ha sido suspendido por la Comisión Atlética del Estado de Nevada sin poder competir hasta el próximo 11 de octubre, fecha en la que tampoco podrá entrenar con contacto para recuperarse lo antes posible de cara a futuros combates.

Las lesiones que le provocó ‘Money’ hacen que el norirlandés tenga que pasar un tiempo descansando, una situación muy diferente que vive el ganador Floyd, que no tuvo necesidad de recibir baja médica tras el combate.

El período de baja médica del luchador de la UFC después de su estreno en el boxeo profesional no le impedirá estar en su próximo combate de MMA previsto, que se disputará el 30 de diciembre en Las Vegas.

Lee también   Canelo-Cotto para el 21 de noviembre