El máximo ganador de medallas de oro en las Olimpiadas, el nadador estadounidense Michael Phelps, tuvo una fuerte declaración, durante el programa Charlas de vestuario del jugador de los Cleveland, Kevin Love, que busca ayudar a atacar a la depresión de los deportistas. Phelps, que varias veces ha admitido que sufrió depresión, afirmó que hubo un tiempo que “quiso morir”.

“Me prepararon para ser este atleta, esta persona y después de un tiempo simplemente llegué al punto en que no me gustaba ser eso. Quería ser quien soy y eso me llevó a un punto tan bajo que no quería estar vivo”, comentó el nadador nacido en Baltimore sobre sus problemas durante su carrera.

Phelps admitió que prefiere ayudar a personas que viven una situación similar a la que le tocó a él que sus 28 medallas olímpicas, 23 de ellas de oro. “Puedes ser el hombre más fuerte del mundo que vas a seguir teniendo estos problemas. Y eso me pasó a mí. No quiero que mis medallas definan quién soy. Tener la posibilidad de salvar una vida es mejor que ganar una medalla de oro”, prosiguió el nadador.

Tanto Phelps como Kevin Love buscan, con sus declaraciones, normalizar la depresión en los jugadores y que no sean un tabú, y que a partir de esto, sea más sencillo para los deportistas profesionales puedan admitir sus problemas y atacarlos antes sea peor.

Lee también   Nico Rosberg se retira de la Fórmula 1