Los New England Patriots jugarán una nueva edición del Super Bowl, al ser su cuarta aparición en los últimos cinco años, y su tercera consecutiva, cuando el próximo 3 de febrero se midan a Los Angeles Rams en el “Super Bowl LIII”, en un partido que irá directamente a los libros de historia.

Si pierden, los comandados por Tom Brady serán el equipo, en solitario, con más derrotas en el Super Bowl, pues llegarían a seis derrotas (actualmente tienen cinco) superando la línea de los Denver Broncos.

La franquicia de Nueva Inglaterra ha sido una de las más exitosas en toda la historia, pero en sus dos primeras participaciones cayó derrotada. En 1986 fueron vencidos por los Chicago Bears, 46-10 y en 1997 los Green Bay Packers, de la mano de  Brett Favre, se impusieron 35-21.

El siglo XXI fue el siglo que vio a los Patriotas convertirse en la franquicia que son ahora, de la mano de Bill Belichick y Tom Brady, los de Boston ganaron los Super Bowl XXXVI (36), en 2002, venciendo justamente a los Rams, pero cuando estos pertenecían a Saint Louis. XXXVIII (38), en 2004, superando a las Panteras y el XXXIX (39), en 2005, imponiéndose a Philadelphia.

Tras diez años sin anillos, los de Nueva Inglaterra volverían a estar por lo más alto de la NFL, cuando en el 2015 logaron vencer de manera estoica a los Seattle Seahawks 28-24, para la edición del Super Bowl XLIX (49).

El último título de Super Bowl de los Patriots lo obtuvieron hace par de años, cuando en el 2017 superaron a los Atlanta Falcons 34-28 en una de las remontadas más recordadas en la historia de las finales., en la edición LI (51).

Lee también   Samsung Galaxy Note 4 desafía a 2 de los deportistas más extremos del planeta