Polémica en Australia por culpa de que Novak Djokovic

Foto: Youtube

Las autoridades australianas aseguraron que no dieron un trato especial a el serbio Novak Djokovic, quien se ha negado a revelar si se ha vacunado contra la covid, al otorgarle una exención médica para que defienda su título en el Abierto de Australia.

«Quiero dejar absolutamente claro, como ha sido el caso todo el tiempo, que nadie está ni estará recibiendo un trato especial por ser quien es o por lo que ha logrado profesionalmente», dijo hoy la ministra en funciones de Deportes del gobierno regional de Victoria, Jaala Pulford, en una rueda de prensa en Melbourne.

Pulford -quien compareció junto al director ejecutivo de Tennis Australia, Craig Tiley- admitió que la decisión «es algo que causará malestar a muchos» residentes de Melbourne, la ciudad que acumula más días bajo aislamiento estricto durante la pandemia, y del resto de este país en el que se implementaron duras medidas para atajar la pandemia.

Anteriormente, el primer ministro de Australia, Scott Morrison, y otras autoridades habían declarado que todos los tenistas y miembros de su equipo que participaran en el torneo deberían estar vacunados con la pauta completa.

No obstante, las directrices gubernamentales apuntan exenciones temporales de entrada al país a las personas que tienen «una condición médica grave», que no pueden ser vacunadas por haber contraído covid-19 en los seis meses anteriores o han tenido reacción adversa a este fármaco, entre otras.

Stephen Parnis, antiguo vicepresidente de la Asociación Médica Australiana, dijo el martes en Twitter que la exención «envía un mensaje atroz a millones de personas que buscan reducir el riesgo de la covid-19 en Australia para ellos mismos y para los demás. La vacunación es una muestra de respeto, Novak».

Lee también   Serie Mundial: los Bravos se llevaron el primero en casa de los Astros

El médico agregó que «no importa lo buen jugador de tenis que sea. Si se niega a vacunarse, no se le debería permitir la entrada» a este torneo, que se celebra en Melbourne entre el 17 y el 30 de enero.

El Abierto de Australia, que en la edición pasada impuso a los tenistas una cuarentena de dos semanas, se celebra en medio de una crisis en el país oceánico por el disparo de infecciones, que pasaron de casi 212.000 casos acumulados el 1 de diciembre, a más de medio millón esta semana.