Cada día es más profundo hoyo en que está estancada la carrera del español de 29 años, Rafael Nadal, posiblemente el mejor tenista de tierra batida (arcilla, pues) de la historia.

Ayer, Nadal cayó derrotado por primera vez en un Grand Slam, luego de tener una ventaja de 2 sets a 0, reseñó ESPN.

El resultado fue 3-6, 4-6, 6-4, 6-3 y 6-4 con el italiano Fabio Fognini, de 28 años y número 32 del ranking de la ATP.

2015 ha sido nefasto para Nadal, ya que es la primera vez desde 2005 que no consigue un título grande.

Y eso pese a que, como señala Mr Chip, acribilló el servicio de su rival:

Dice ESPN:

«De esta manera, Nadal, que negó problemas con su equipo de trabajo, criticado en varios medios de su país, completó por primera vez en 10 años una temporada sin ganar ninguno de los cuatro torneos de Grand Slam. Además, desde 2005 que no jugaba cinco Majors consecutivos sin superar la barrera de los cuartos de final. Por eso, no fue una derrota más para un jugador que perdió iniciativa, punch y, sobre todo, confianza y soltura en su juego. El mismo que ya no defiende impecable, ni mucho menos».

Rafael Nadal es posiblemente uno de los mejores tenistas de la historia, y en buenas condiciones físicas un tipo imbatible en arcilla. Desde su debut en 2004, se caracterizó por ser un jugador aguerrido, que no daba ninguna pelota por perdida, y de paso con un físico de gimnasio, a diferencia del resto de los tenias, individuos más bien delgados y estilizados.

Lee también   "Si Rafa juega como en Roland Garros, puede ganar Wimbledon"

Zurdo, con un drive pesado lleno de top spin, Nadal ha conquistado todos los grandes premios del Tenis: Abierto de Australia (2009), Roland Garros (2005, 2006, 2007, 2008, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014), Wimbledon (2008, 2010) , US Open (2010, 2013) y los Juegos Olímpicos (2008).

Hubo años en que Nadal pasó incontables horas dentro de una cancha de tenis, batallando con Roger Federer y Novak Djokovic, peleando cada pelota, para conseguir tiros memorables y adueñarse de codiciados trofeos.

Pero esas horas probablemente estén pasando factura, su cuerpo debió de sufrir un desgaste acelerado comparado a otros tenistas, debido a la intensidad de su juego. Esto es un ejercicio de asociación, claro está:

Jesús Daniel Hernández Cortés escribió en FutbolSapiens:

«La forma de jugar de Nadal requiere un tremendo desgaste físico, el cual provoca muchas lesiones… Y a lo largo de su carrera, ese ha sido el principal enemigo del español: Su propio cuerpo. No obstante, en sus últimos partidos de Grand Slam se vio a un Nadal que no peleó como siempre acostumbra. Un Nadal que no fue a rescatar pelotas que, aunque parecieran imposibles, siempre alcanzaba a salvar».

De entrada pensamos que no es una situación fácil de solventar. Es su cuerpo el que le está fallando, debido al desgaste ocasionado por las propias características de su juego, que tan grande lo ha hecho. No parece algo que se pueda cambiar de la noche a la mañana.

Pero Rafael Nadal es sin duda talentoso, quizás esté trabajando en ellos.

Habrá que esperar.