Bien dicen que no festejes antes de tiempo, este esloveno, Luka Pibernik, pensó que había ganado la quinta etapa del Giro de Italia y levantó los brazos apenas cruzó la línea de meta.

RIDÍCULO: Celebra triunfo en el Giro de Italia una vuelta antes
RIDÍCULO: Celebra triunfo en el Giro de Italia una vuelta antes

El debutante esloveno no escuchó la campana que anunciaba la campana de la última vuelta, venía muy concentrado viendo como dejaba felizmente el pelotón atrás en un encomiable sprint. El problema fue que aún le restaban 6.3 kilometros para terminar la carrera y es por ello que el grueso del grupo se venía administrando para la recta final.

Pibernik muy feliz recorrió casi 100 metros con los brazos abiertos en señal de victoria y las piernas sin pedalear más, disfrutando de su «triunfo». Para cuando Luka se dio cuenta y comenzó a pedalear de nuevo el grupo ya lo había alcanzado y superado.

Luke Pibernik terminó en el nada agradable lugar 148 y con una lección que nunca olvidará.

Lee también   Gran Premio de Canadá. Vuelta a vuelta