«¿Que se siente el muy muy por andar ganando torneos importantes? ¡Pos le saqueamos el changarro!» pudieron decir los malhechores que le saquearon su restaurante a Novak Djokovic, antes de llevarse 7,000 euros de la caja registradora. Ojalá que su credencial del San Lorenzo siga intacta.

Dicho sea de paso, Djokovic ya es un consentido de los maleantes, pues hace tres años se metieron a su casa en Montecarlo y habrá que ver qué tantas cosas le sacaron para no devolverlas nunca.

El negocio, llamado «Novak» estaba cerrado cuando los ladrones entraron, toda vez que la familia del tenista serbio estaba preparando la Navidad ortodoxa, a decir del Diario Telegraf que dio a conocer la noticia.

Lee también   Stankovic dice que se acabó la era de Nadal y Federer