Los últimos días han estado movidos en la NBA por un toma y dame que se han mandado el astro de los Cleveland Cavaliers, LeBron James y la leyenda y comentarista de televisión, Charles Barkley.

Todo comenzó con una constante crítica que hacía el ex jugador hacia LeBron, poniendo en duda su liderazgo y la capacidad que ha tenido últimamente para ser determinante en los juegos de su equipo, pues Cleveland actualmente se encuentra en una difícil situación perdiendo numerosos partidos pero aún así siguen siendo los líderes de la conferencia del este.

“Le han dado todo lo que ha pedido, los Cavaliers tienen la nómina más cara de la NBA y ahora lo que tiene que hacer es jugar mejor como equipo y no criticar. “No puede aspirar a que sus compañeros lo hagan todo”, afirmó Barkley.

El “Rey”, se obstinó de todo lo que decía desde hace ya días y terminó respondiéndole sacando en cara algunas de las cosas malas que hizo durante la carrera de Charles Barkley: “No voy a permitir que falte el respeto a mi legado”

“Yo no lancé a alguien por una ventaja. Jamás escupí a un niño. Nunca tuve una deuda en Las Vegas. Jamás dije ‘no soy un ejemplo a seguir’. Nunca llegué al fin de semana del Juego de Estrellas el domingo porque estuve todo el fin de semana de fiesta en Las Vegas”, manifestó Lebron. “Lo único que he hecho toda mi carrera es representar a la NBA de la mejor manera. Jamás me metí en problemas en 14 años. He respetado el deporte. Pueden publicarlo así”, afirmó.

Lee también   Warriors y Bucks los patrones del Oeste y el Este

Barkley, catalogó de “llorón”, las declaraciones de el oriundo de Ohio y agradeció de forma irónica que buscara un poco de su vida en Google para poder responderle.

Parece que las comparaciones no favorecen tampoco al ex jugador. LeBron le pasa por encima en todos los aspectos deportivos que tiene la NBA y lo han llamado envidioso en una buena cantidad de veces por criticar a grandes jugadores por hacer algo que jamás el pudo.