Los Toronto Raptors siguen haciendo cosas impresionantes y derrotaron a los Golden State Warriors 105-92, para colocarse a una victoria del título.

El cuarto juego de las finales parecía ser, en principio, un juego en el que los liderados por Stephen Curry podían reponerse con el regreso de Klay Thompson y Kevon Looney, pero ocurrió todo lo contrario.

La primera mitad llenaba de esperanzas a la afición del Oracle Arena, pues los locales mostraban una sólida defensa y liquidaban con facilidad en el costado ofensivo.

Tanto así, que Golden State dominó el primer cuarto 23-17, pero se empezó a venir abajo en el segundo, perdiendo 25-23.

Siempre se pensó que los inicios de la segunda mitad era donde los Warriors se hacían más fuertes, pero en esta serie los Raptors han tirado esa creencia a la basura y han dominado cómodamente. Tal cual fue en el caso de este partido, en el que los visitantes ganaron 37-21.

En el último período ya la suerte estaba echada y mientras Golden State luchaba contra la corriente, Toronto seguía haciendo bien las cosas y sobre todo, aprovechando las imprecisiones del rival y se lo llevó por un cerrado 26-25.

Una barrida peligrosa para los Warriors que le da opciones a los canadienses de ganar su primer campeonato de la NBA y la serie se muda a Toronto 3-1 a favor de los Raptors.

Máximos anotadores

Hoy lo volvió a hacer, Kawhi Leonard no estuvo muy acertado con los triples pero aún así terminó firmando un doble-doble con 36 puntos y 12 rebotes, además de 2 asistencias.

Este se convirtió en el octavo juego en el que el alero finaliza con 30 o más puntos fuera de casa en postemporada.

Serge Ibaka también contribuyó nuevamente en el costado ofensivo, terminando con 20 puntos y 4 rebotes.

Igualmente, Pascal Siakam aportó para la causa de Toronto, pues tuvo un juego muy discreto pero que finalizó con 19 puntos y 5 rebotes.

Lee también   La Conferencia del Oeste se lleva el Juego de Estrellas de la NBA

Por el otro, Golden State tuvo a Stephen Curry y a Klay Thompson muy movidos en el costado ofensivo, pues terminaron con 27 y 28 puntos respectivamente.

Por desgracia para los locales, los ‘splash brothers’ no ayudaron en el costado defensivo, pues el cansancio de Curry y la notable dolencia en la pierna de Thompson, se hicieron notar y de mala manera.