La historia reseñada por Mark Bollons, de Bleacher Report, es un tanto surrealista. Un fanático de Roger Federer estuvo en coma durante 11 años y despertó para ver a su ídolo caer en la final de US Open contra Novak Djokovic.

En diciembre de 2004, mientras celebraba su cumpleaños 18, Jesús Aparicio tuvo un accidente de carro. En ese momento, el expreso suizo apenas tenía 23 años, y 4 títulos de Grand Slam dentro del bolsillo.

Aparicio despertó el 27 de agosto de este año, preguntándole a su madre por su ídolo.

Dijo, reseñado por PuntodeBreak:

«Vino como un flash a mi mente, y le pregunté a mi mamá por Roger. Pensé que se habría retirado, pero no. Cuando me dijeron que tenía 34 años y que era el número 2 del mundo pensé que me estaban tomando el pelo. En lo que supe que había ganado 17 Grands Slams, puse mis manos en mi cara».

Jesús vio a Federer caer en 4 sets contra Djokovic, un total desconocido para él.

Espera ver a Federer levantar un GS más en su carrera. El 18 también.

Nosotros también.

Lee también   Caroline Wozniacki dijo adiós al tenis profesional