Jugadores como Raúl o Xavi JAMÁS deberían abandonar el club de su vida, pero en el fútbol ya casi nadie tiene memoria. Es sólo negocio.

Lee también   El Tweet del día 16/06/2015