Nota del editor: De seguir vivo, Alfredo di Stéfano estaría cumpliendo 90 años el día de hoy. Por eso, hoy lo recordamos como el hombre que fue: uno al que se le puede observar desde variados ángulos.

RetroSapiens: Alfredo di Stéfano, del futbol al cine
Di Stéfano se volvió leyenda en un club al que hizo multicampeón de Europa.

Afortunado como pocos y dueño de relatos inimaginables, Alfredo di Stéfano tatuó su nombre en la historia del futbol desde el día de su debut hasta el momento de la muerte. Se casó por última vez a los 86 años de edad, pero su verdadero matrimonio se dio con el balón; debutó con River Plate a los 19 años y se retiró a los 40; representó hasta tres selecciones nacionales y fue actor de cine; promocionaba Lucky Strike y jugó para el Barcelona. Don Alfredo se ganó el respeto de la historia

Durante su vida profesional marcó casi 500 goles; es considerado uno de los cinco mejores futbolistas de la historia y sus números lo avalan. Di Stéfano nació en Buenos Aires, Argentina, un 4 de julio de 1926; fue hijo de un italiano y una francesa, pero nunca se sintió identificado con el país de origen de sus padres, sin embargo, defendería a tres selecciones nacionales durante su carrera como futbolista.

‘La Saeta Rubia’ nunca participó en una Copa del Mundo, pero probó las mieles del futbol internacional sirviendo para Argentina, Colombia y España. La albiceleste le debutó en el ámbito internacional; con su país natal disputó seis encuentros y se coronó en la Copa América de 1947. Vio acción con la Selección de Colombia en cuatro partidos amistosos y finalmente, jugó para la selección española en más de 20 ocasiones; su actividad como cafetalero es aún un mito que cada vez cobra más fuerza. Nadie se atreve a desmentir una leyenda.

Por cuestiones políticas, se perdió los mundiales de Brasil 1950 y Suiza 1954; Argentina decidió no participar en dichos compromisos y la ‘Saeta Rubia’ no alcanzó la máxima gloria del balón. Tras salir de Argentina y pasar por Colombia, obtuvo el pasaporte ibérico para ahorrar una plaza de extranjero al Real Madrid y aprovechó la situación para servir a la Furia Roja. Con la selección española no clasificó a Suecia 1958 y no tuvo participación en Chile 1962; el destino le negaría el reto más grande a un trotamundos incansable.

SaetaB

Su figura fue tal que, Di Stéfano se dio el lujo de portar la camiseta del eterno rival merengue. Don Alfredo vistió la camiseta del Barcelona, al menos para una legendaria foto acompañado del goleador húngaro, Kubala y un partido amistoso ante el Vasco da Gama. La ambigüedad de las reglas en los años 50 desencadenó en un fichaje por partida doble. Mientras Real Madrid negociaba el traspaso con Millonarios de Colombia, el Barcelona pujaba por sus servicios con el River Plate, en ese entonces dueño de los derechos federativos del futbolista.

Lee también   La Tragedia de Hillsborough

La Federación Española dio una resolución histórica. El goleador hispano-argentino jugaría una temporada de merengue y otra de blaugrana. La directiva de los catalanes rechazó tajantemente el dictamen y a manera de protesta abandonó la puja por un jugador que a la postre convertiría al Real Madrid en el máximo ganador de la Copa de Campeones de Europa. Don Alfredo llegó a la capital española en 1953 para marcar el inicio de una nueva época para la escuadra merengue, que en ese entonces, acumulaba 20 años sin conseguir un campeonato.

La era más ganadora del Real Madrid provino de los botines de un hombre que costó 89,000 pesos colombianos, y que en 1956, formaría parte de la oncena con la que el club merengue conquistó la primera Champions League en la historia del futbol. Durante cinco años consecutivos, la escuadra merengue se coronó campeona de Europa; el legado triunfal del Madrid tuvo como principal referente a Di Stéfano, doble acreedor al Balón de Oro que durante años se mantuvo en los registros como el máximo goleador en la historia del Madrid; Raúl González Blanco le destronó.

SaetaF

El ídolo merengue también rompió corazones desde la pantalla grande. El nacido en Buenos Aires llegó al cine como hombre del momento; realizó una serie de películas entre la que destaca «La Saeta Rubia», filme dirigido por Javier Setó y que fue proyectado por primera vez en 1956. La fama sobre el césped y en el mundo del celuloide le consiguió distintos contratos publicitarios; promocionó las medias femeninas, Berkshire y los cigarrillos Lucky Strike; en un cartelón con su fotografía cigarro en mano, se podía leer «Lucky Strike es mi cigarrillo irresistible».

Antes que nadie, demostró cualidades sobrenaturales. Quizá sin serlo, fue el primer galáctico de un club que antes de su era, naufragaba en la mediocridad. En once temporadas con el Real Madrid ocho Ligas, una Copa de España y cinco veces la ‘Orejona’; En 396 partidos marco 307 goles y fue ‘Pentapichichi’. Alfredo Di Stéfano, ‘La Saeta Rubia’, forma parte del cuadro de honor del Real Madrid, pero sobre todo, es un icono en la historia del futbol. Don Alfredo dejó este mundo para hacer eterna una leyenda sin precedentes; la de un hombre que, mientras ruede el balón, jamás será olvidada.

SaetaDS