Así fue el  Alex Ferguson antes de ir a Manchester

Hoy un ícono del fútbol mundial cumple 80 años. Sir Alex Ferguson, que en 28 años le dio 36 títulos al Manchester United, volviéndolo una entidad grande en el fútbol europeo, llenando sus vitrinas y haciendo de los “Diablos Rojos” una marca reconocida a nivel mundial.

Se ha hablado de lo que era el United antes de “Fergie”:  Un equipo que había descendido pocos años atrás, que había dejado muy atrás sus glorias y que tenía un vestuario lleno de grandes figuras, pero entregados al alcohol y las mujeres. Sir Alex cambió eso, cambió la mentalidad y estructura del club y lo convirtió en un equipo élite.

Pero, ¿Quién era Alex Ferguson antes de llegar a Manchester? Hoy en el cumpleaños 80 del escocés nacido en Glasgow, recordamos su etapa menos conocida como entrenador: la que precedió a la gloria en el United.

Inolvidable en Aberdeen

Desde lo más humilde

Su historia inició en el East Stirlingshire en 1974, equipo de la Tercera División escosesa, donde entrenaba al equipo como un trabajo de mediotiempo. Allí tan sólo cobraba 40 libras por semana y ni siquiera tenía un arquero dentro del plantel.

Allí duró tan sólo unos meses, ya que en octubre de ese año, el Saint Mirren fue a buscar sus servicios. Este club era ampliamente más poderoso, pero se encontraba en la Segunda División y en los últimos puestos de la tabla, no en la realidad en la que camina hoy. Sir Alex dio vuelta esta historia, lo ascendió a la Primera División (un escalón por debajo de la Premier League escocesa) y allí obtuvo su primer título en la temporada 1976/77. Tras la obtención del campeonato, lo echaron por primera y única vez en su carrera.

En 1978 llegó al Aberdeen, el tercer equipo más importante del país, por detrás del Celtic y el Rangers. Y aquí, sin dudas, fue su bautismo de fuego, el cual pasó ampliamente. Desde 1955 que la institución no lograba un título y Fergie hizo de esto su objetivo. Dos años después de su llegada, en 1980, se consagró campeón por primera vez de una Premier League, pero de Escocia. Tras este título, llegó una etapa de gloria incesante: dos Premier League más (1984 y 1985), cuatro Copas de Escocia (1982, 1983, 1984 y 1986) y una Copa de la Liga de Escocia en 1986. También obtuvo dos títulos internacionales: la Supercopa de Euroa y la Recopa de Europa en 1983. Algo muy meritorio, por romper la hegemonía histórica de Celtic y Rangers.

Lee también   Pedro Pineda, la promesa perdida del futbol mexicano

 

En México, dirigiendo a Escocia

Estuvo en México

En 1986 se dio el quiebre en su carrera. Mientras ya sonaba para suceder a Ron Atkinson en el Manchester United y también en otros clubes ingleses, como el Tottenham o el Arsenal, el seleccionador de Escocia, Jock Stein, fallecía tras un partido ante Gales por las eliminatorias mundialistas, que era clave para entrar en el repechaje ante Australia

La muerte de Jock Stein, que sufrió un infarto tras el tenso empate 1-1 con Gales en Ninian Park que le aseguró un puesto en la repesca, abrió la puerta a su asistente a tiempo parcial Ferguson. Tal era el valor de Stein como mentor, que el joven lo llamó una «universidad unipersonal».

Ferguson, que era parte del cuerpo técnico desde hacía algunos meses atrás, se hizo cargo del equipo y clasificó al Mundial de México de 1986, en donde perdió ante Dinamarca y Alemania y empató con Uruguay.

Son recordadas sus enfurecidas declaraciones luego del juego contra Uruguay: “No es solo una parte del fútbol, ​​es toda la actitud sangrienta de ese país. No tienen respeto por la dignidad de las personas. Es una vergüenza lo que hicieron y convierte el juego en una completa farsa”.

En el juego hubo escupitajos, faltas duras y golpes. Pero, su Escocia quedó eliminada: “Después de lo que pasó hoy, y de los traumas que le han pasado al fútbol mundial el año pasado (Tragedia de Heysel), les digo que me alegro de volver a casa, créanme, porque no es parte del fútbol, ​​como lo hemos estado aceptando desde hace mucho tiempo, años y años. Ya no es problema de nosotros, es problema de Argentina (rival de octavos de Uruguay)  y de la FIFA «.

Tras esto dejó la selección y llegó el inicio de la etapa más fructífera que se recuerde para un técnico alguno en Europa. Sí, en noviembre de 1986.

¡Que sean muchos años más, Sir Alex!

*con información de Goal.com