Chery, el portero que murió hace cien años en la Copa América

 

Era un torneo que debía disputarse en 1918, pero la pandemia de gripe española que causó la muerte de 40 millones de personas en todo el mundo, impactó fuerte a Brasil donde murieron casi 15.000 personas. Justo en Río de Janeiro, donde debía jugarse la tercera Copa América, la peste llegó en barco desde Europa.

Una vez controlada la crisis sanitaria, en 1919 se rodó el balón. Los mismo cuatro de las ediciones anteriores se dieron cita en Río de Janeiro buscando quien era el mejor del continente.

Roberto Chery, quien había jugado todas las posiciones con su equipo, se enroló en la selección de Uruguay como arquero. Cuenta la leyenda, que a Chery le decían “el poeta”, pues ayudaba a sus amigos con versos a conquistar chicas.

 

Viajó con la delegación con 23 años. El portero querido de Peñarol tenía su gran oportunidad. Y en el segundo juego de ese torneo, contra Chile, el técnico Severino Castillo le dijo que sería titular. El joven explotó de emoción, pues ocuparía el puesto de Cayetano Saporitti, mítico portero charrúa, campeón con la celeste de las dos primeras Copas América. Esto, un 17 de mayo de 1919.

Chile fue un rival duro y Chery, un formidable portero. Sacó y Sacó balones. Hubo uno, en el complemento, que requirió un esfuerzo especial. Una estirada maravillosa que mantuvo el arco en cero, pero que detuvo el partido unos instantes mientras el golero se recuperaba de un dolor en el tórax. Un gesto de aprobación y a seguirla.

Chery culminó el partido. Vio, en su debut oficial como portero uruguayo, como su equipo ganaba 2-0 y se encarrilaba a la final. Pero, ya en el hotel, no aguantó más y pidió ir al doctor.

Lee también   #GLORIASMUNDIALISTAS | 'Toto', El Salvador de la azurra

Había sufrido un estrangulamiento de hernia inguinal. Quedó hospitalizado en Brasil y lamentó algo: Cuando se marchó de Uruguay no se despidió de sus padres. Había temor de la reacción de ellos por ser el primer viaje al exterior del chico.

Chery con la tradicional boina de la época

Uruguay jugó luego con Brasil y empataron. Ya por la final, el 29 de mayo, se jugó el partido más largo de la historia de la Copa América, Brasil y Uruguay, de nuevo, primero y segundo. En los 90 minutos quedaron empatados y se jugó una primera prórroga de 15 y 15 minutos. Seguía el cero a cero y aún nadie había inventado los penales. Otra prórroga de 15 y 15. Finalmente , Artur Friedenreich marcó y se acabó la agonía. Brasil levantó su primera corona.

Al día siguiente, Chery debía ser operado. Nadie sabe si por la tristeza de que su país no tuviera el tricampeonato o si la hernia que no fue detectada a tiempo le jugó la peor pasada. No resistió la intervención quirúrgica y falleció en la Casa do Saude de Río de Janeiro a las 4:00 p. m.

La muerte de Chery, reseñada por todos los medios de Río

La noticia causó consternación absoluta en la ciudad y a los días, en el continente. Fue tan grande, que Uruguay tenía un contrato para jugar la Copa Río Branco con Brasil. Moralmente golpeada, desistió. Argentina tomó su lugar y se jugó uno de los primeros clásicos sudamericanos.

Pero ambos, hicieron un gesto hermoso. Argentina vistió la camiseta celeste, de Uruguay; y Brasil, la negra y amarillo, de Peñarol. Homenajearon, con los colores que habitaban en el corazón de Chery, a ese querido portero. El dinero recaudado fue para la familia del uruguayo. La copa pasó a llamarse Roberto Chery y aunque quedó 3-3, se conserva hoy en el Museo de Peñarol.

Brasil, con la camiseta de Peñarol en duelo ante Argentina de homenaje a Chery