Cuando el Ajax mandaba en Europa

Rinus Michel y Johan Cruyff con la primera Copa de Europa
Rinus Michel y Johan Cruyff con la primera Copa de Europa

Todo equipo grande pasa por momentos dulces, amargos, alegres y tristes, el Ajax de Ámsterdam (que hoy vuelve a la palestra tras eliminar al Real Madrid en octavos de Champions) no es la excepción.

Y es que paradójicamente de una de sus peores crisis, salió su hito más grande, un tricampeonato europeo entre 1971 y 1973.
Para comprender dicha hazaña, hay que remontarse hasta la temporada 1964/1965 del fútbol holandés, quizás una de las peores temporadas que a tenido el club rojiblanco en toda su historia.

Sumido en una profunda crisis, finalizaría la campaña a tan solo tres unidades del descenso.

Sin embargo, a partir del 25 de noviembre de 1965, todo cambió por Ámsterdam. Regresaba a casa el niño pródigo, Rinus Michel, quien como futbolista se cansó de hacer goles para el cuadro neerlandés, buscaba desde el banquillo que el equipo de sus amores volviera al lugar que le pertenecía.

Michel, quien con el pasar de los años se ganó el apodo de “Míster Mármol “, cambió la manera en la que el fútbol era visto hasta ese momento. Implementó una filosofía de juego basada en la tenencia de la pelota con pases rápidos que desequilibraran con facilidad a los rivales.

En el aspecto defensivo, la tendencia era casi “suicida “ en aquella época, presionaba alto y defendía mano a mano en busca de forzar el fuera de juego.

Sus inicios en Holanda fueron sumamente exitosos y conquistó tres títulos de liga de manera consecutiva. Sin embargo, la historia en Europa sería diferente.

Punto de quiebre

Transcurría la edición 1968/1969 de la Copa de Campeones de Europa ( hoy Liga de Campeones) y por cosas del destino, en la final realizada en el Santiago Bernabéu se enfrentaron dos estilos completamente distintos.

Por una parte, el Milán de Nereo Rocco, uno de los máximos exponentes del tradicional “catenaccio” y por otra parte, el Ajax del novedoso Rinus Michel, quien comenzaba a pulir las bases de lo que se denominaría “fútbol total”.

Un triplete de Pierino Prati, terminó condenado al cuadro neerlandés a un apabullante 4-1 y en aquel momento, dejó en claro que la escuela italiana (a pesar de ser conservadora) era sumamente efectiva.

Un año más tarde, durante la campaña 1969/1970, los dirigidos por Michels tuvieron que ver la manera en que festejaba el Feyenoord (su máximo rival), el doblete, tras haber conquistado el certamen local y la Copa de Europa.

Primera conquista

Cruyff encara a un rival en la final de Wembley
Cruyff encara a un rival en la final de Wembley

Comenzaban los años 70 y lo mejor del Ajax estaba por venir, Johan Cruyff, estaría a la cabeza de un equipo que alcanzaría la gloria y contaría con nombres como Johan Neeskens, Piet Keizer, Sjaak Swart, Wim Suurbier, Barry Hulshoff, Gerrie Mühren, Johnny Rep y Ruud Krol.

Lee también   Jugadores que sí rinden tras ser fichados en inverno

Desplegando un fútbol extraordinario, llegaría a la cima del fútbol europeo el 2 de junio de 1971 en Wembley, luego de imponerse 2-0 ante el Panathinaikos ante 90.000 espectadores.

El espigado delantero Dick Van Dijk abriría la cuenta y Arie Haan, pondría cifras definitivas al marcador final.

Irónicamente, fue la única “Orejona” que levantó Michels con el equipo de Holanda, ya que continuaría su carrera profesional al mando del FC Barcelona. En su despedida, ‘Míster Mármol’, fue enfático y expresó lo siguiente: “he hecho lo que he podido. Es imposible hacerlo mejor”.

Siguió el legado

Stefán Kovács, fue el elegido para ocupar el puesto de director técnico dejado por Michels, el principal desafío era mantener ese estilo de juego con un 4-3-3 que saliera jugando con buen pie y rapidez durante los compromisos.

Kovács cumplió a cabalidad con lo exigido y conquistó el doblete europeo tras imponerse por 2-0 al Inter de Milán comandado técnicamente por Helenio Herrera. La “doppietta “, conquistada por Johan Cruyff, le dio la revancha al fútbol total ante el catenaccio.

Piet Keizer disputa el balón con Mauro Bellugi
Piet Keizer disputa el balón con Mauro Bellugi

La escuela holandesa seguía afianzando a pasos agigantados un fútbol que deslumbraba.

“Jugamos con nuestro propio estilo, algo que no se veía en otros países y que llamó la atención en Europa”, expresó Cruyff años más tarde.

Johan Cruyff recibe la tercera Copa de Europa
Johan Cruyff recibe la tercera Copa de Europa

Cuando parecía que no podían seguir haciendo historia, Kovács y sus dirigidos dejaron anonadados al mundo del fútbol al conquistar su tercer título europeo de manera consecutiva.

En una edición en la que tuvieron que sortear obstáculos como Bayern Múnich y Real Madrid para acceder a la final.

En la etapa definitoria, esperaba la Juventus de Dino Zoff, Fabio Capello y Roberto Bettega. Los holandeses se impondría 1-0 con gol de Johny Rep, un futbolista que recién estaba apareciendo en el escenario internacional y que posteriormente se convertiría en figura del seleccionado de Holanda.

Fin de una era

Como todo en la vida, nada dura para siempre y tras una hazaña que sigue siendo recordada hasta el día de hoy, llegaría el final que nadie quería ver.

Kovács renunció al cargo de director técnico para la temporada siguiente y con él se marcharon Johan Cruyff y Johan Neeskens , futbolistas que se reencontraron con Rinus Michels en el FC Barcelona.

Sin figuras consolidadas, la alegría previa se tornó en preocupación y el cuadro neerlandés pasó a tener un total de siete entrenadores en siete años.

No obstante, ese período de monarquía que tuvo en Europa, lo colocó como uno de los equipos más importantes del balompié.

Un cuadro que siempre será recordado por ser fiel a una filosofía que maravilló a propios y extraños con su dinamismo.