Apenas el año pasado un gran jugador de Boca Juniors y seleccionado argentino en el mundial de 1966 había fallecido dejando al mundo xeneize un nuevo ídolo eterno. Carmelo “El Cholo” Simeone no era un virtuoso, pero su falta de divinidad la reemplazaba con una personalidad que justamente caló hondo en la playera de Boca, no por nada decían “Si Carmelo no juega, Boca no gana”.

Carmelo Simeone. El primer "Cholo"
Carmelo Simeone. El primer «Cholo»

Muchos años después un antiguo entrenador de éste Cholo, Victorio Spinetto vió en uno de sus pupilos de las inferiores de Vélez Sarsfield algo que le recordó al otrora xeneize y no dudó ni un momento en bautizar a Diego Pablo como “El Nuevo Cholo” o simplemente “Cholo” y ya en 1987 estaba debutando en la primera división argentina con el equipo del Fortín. Tanta era la tozudez de aquel joven que apenas a los 20 años emigró a Italia para jugar con el equipo de Pisa Calcio y tras 3 años de actuaciones convincentes pudo encontrarse con Diego Armando Maradona y Carlos Bilardo en el Sevilla.

Un joven Diego Pablo en su temporada debut con Vélez Sarsfield
Un joven Diego Pablo en su temporada debut con Vélez Sarsfield

El futbolista Diego Pablo Simeone González en el año de 1994 era un jugador de medio campo confiable, fuerte con un carácter impresionante, el líder que todo equipo deseaba y  Radomir Antić lo sabía perfectamente cuando lo pidió para integrar la plantilla histórica de aquel Atlético de Madrid de mediados de los noventa, no tardó el Cholo en ganarse el gafete de capitán y a la afición del Manzanares cuando con el cuchillo entre los dientes y la clase que lo caracterizaba bien plantada en sus botines hizo historia conquistando el noveno título colchonero y la Copa del Rey junto con jugadores como Caminero y Kiko. Primer doblete en la historia de equipo de Madrid.

Lee también   #GloriasMundialistas | El 'Pájaro' Caniggia
El Cholo besando la Copa del Rey de 1996 cuando derrotaron al Barcelona
El Cholo besando la Copa del Rey de 1996 cuando derrotaron al Barcelona

Ídolo en España y profeta en su tierra también, con la selección argentina levantó la Copa América en dos ocasiones (en Chile 1991 y Ecuador 1993), ganó la Copa Confederaciones en Arabia Saudita en 1992, la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 juntó tres participaciones en Copa del Mundo compartiendo la playera albiceleste con grandes futbolistas como Batistuta, Maradona, Burrito Ortega, Verón, Zanetti, Crespo y antes de que me acabe las líneas mencionando más estrellas pamperas tenemos que regresar a 1997, año en que dejó a su amado Atlético para regresar a Italia enfundado en la playera del Inter de Milán donde alza la copa UEFA solo para pasar a la SS Lazio formando el mejor equipo de su historia, la leyenda Biancocelesti integada por figuras como Marcelo Salas, Nesta, Sensini, Mihajlovic, Nedved y Verón y dirigidos por un tal Sven Goran Eriksson. El Cholo era el comandante del medio campo y pudo conseguir una Liga italiana, una Copa, y las Supercopas de Italia y de Europa. Nunca pudo conseguir alguna “Orejona”.

Ídolo Biancocelesti
Ídolo Biancocelesti

Ya en el ocaso de su carrera ficha de nuevo por Atlético de Madrid y en 2005 regresa a su tierra natal para retirarse con el equipo de sus amores, el Racing de Avellaneda. Lo demás es otro cantar y mientras la historia va a dejar a Carmelo “El Cholo” Simeone, el primero con el mote en los altares de La Bombonera, la historia de Diego Pablo “Cholo” Simeone está lejos de poder tener un final y ésto lo puedo asegurar ya que El esfuerzo no se negocia y el bonarense sabe mucho de ésto.