Gennaro Gattuso, el perro rabioso
Gennaro Gattuso, el perro rabioso

“Yo no quiero convencer a nadie, yo tengo mi estilo y respeto el de los demás. Me dedico al futbol y trato de hacer lo mejor posible”, se describió en una ocasión, Gennaro Gattuso, el futbolista rudo, el malencarado, el que hacia todo lo posible por despojar al rival del esférico, pero el que también corría 14 kilómetros por partido, el que ponía al equipo por encima de todo y que le sirvió para ser un histórico del Milan y la selección italiana.

Nacido un 9 de enero de 1978, en el pequeño pueblo de Corigliano Calabro, en el sur de Italia, desde pequeño el futbolista mostró el temperamento rudo que lo distinguió durante toda su trayectoria futbolística, siendo víctima de él hasta sus propios profesores, quienes al tratar de reprenderlo por leer los periódicos en lugar de los libros escolares, se encontraron con un joven obstinado por el juego, que estaba dispuesto a dejar el estudio  con tal de vivir su sueño de ser futbolista.

Debido a la lejanía de los prestigiosos clubes de Italia, Gennaro Gattuso tuvo una inclinación por otro deporte, el rugby, demostrando  talento para ello, llegando a ser seleccionado juvenil por Italia; sin embargo el futbol pudo más e inicio sus andaduras en el deporte a pesar de saber que no tenía un gran talento: “Hay gente como Kaká que nace fenómeno y gente como yo que he tenido con construir. El único don con el que nací son las ganas de no rendirme nuca”.

Gattuso con la camiseta del Perugia
Gattuso con la camiseta del Perugia

Debuto en el Perugia en el año de 1997, y luego de una campaña con el equipo Grifoni, se marchó a Escocia, al Glasgow Rangers, equipo con el que por primera vez disfrutó de las mieles de la titularidad, con el que por primera vez supo lo que era ganar títulos, y lo que es mejor, supo lo que era ganarse a la afición, siendo uno de los jugadores predilectos, gracias a esa entrega y coraje que mostraba en cada partido, sin importar si era una final o un simple partido de preparación, la garra de Gattuso estaba siempre al servicio del equipo.

Tras dos campañas en el equipo escocés y luego de un breve paso por el Salernitana, el Milan contrato al jugador en el año de 1999; tras ganar el Scudetto, el cuadro milanista necesitaba rejuvenecer su plantilla y vio en el joven al jugador perfecto para complementar un mediocampo con talento, en el que sin embargo, siempre es necesario el jugador sacrificado, el que corre para que los demás se luzcan; Gattuso, en ese aspecto era el jugador ideal.

Las primeras campañas en el cuadro rossonero fueron de formación; teniendo por delante a jugadores como Fernando Redondo y Demetrio Albertini, el jugador debió comer banca en sus primeras campañas como jugador del Milan. Sin embargo, diversos acontecimientos llevaron al jugador a la titularidad: la salida de Albertini sumado a las constantes lesiones de Redondo abrieron un hueco en el centro del equipo, lo que además se juntó con la llegada de Andrea Pirlo, jugador que fue la pieza ideal para un mediocampo que terminó siendo de ensueño, a pesar de lo diferentes que era: “Cuando veo jugar a Pirlo, me preguntó sí a mí se me puede llamar futbolista”, declaró en alguna ocasión.

Gennaro Gattuso en el Mundial 2002
Gennaro Gattuso en el Mundial 2002

Ese periodo fue de formación, no solo en el Milan, sino también en la selección, donde se vistió con la casaca azzurra por primera vez en el año 2000, cuando se enfrentó a la selección de Suecia; su primer gran evento fue el Mundial de 2002, en el que vio acción en dos de los cuatro partidos de Italia en aquel Mundial, quedándose en Octavos de final; tras este periodo, lo mejor para el mediocampista estaba por llegar.

Lee también   Con armas en mano: Samu Castillejo fue asaltado en Milan

Luego de la decepción mundialista, regresó al Milan, donde ya era titular indiscutible y junto a grandes jugadores como Pirlo, Shevchenko, Maldini, Inzaghi y Seedorf, llevaron al equipo a levantar la Champions en el año 2003, inaugurando una nueva época gloriosa para el equipo, que luego seguiría con la conquista del Scudetto en el año 2004, siendo Gennaro Gattuso, desde sus posición en la meda cancha, titular indiscutible, además del soporte sobre el cual se sustentaban los ataques del equipo milanista.

Luego de dos años de triunfos, vinieron dos años aciagos; primero con Italia, con la que acudió a la Euro 2004 y se quedaron en la fase de grupos. Posteriormente con el Milan, con el que perdieron la lucha por el Scudetto en las últimas jornadas de la temporada 2004-2005, y finalmente, por la dolorosa derrota en la final de la Champions, siendo Gattuso uno de los principales señalados, ya que al medio tiempo acarició un trofeo que ya sentían suyo, violando así la regla escrita de que la copa se mira, pero no se toca.

Sin embargo, todo se compensaría en el año 2006, cuando conquistó con Italia el máximo galardón del futbol: la Copa del Mundo, torneo en el que Gattuso fue titular en todos los partidos y junto a Andrea Pirlo nuevamente formaron un mediocampo que resultó imposible de vencer y al final derrotaron a Francia para llevarse su cuarto título mundial.

Gattuso celebrando el título mundial de Italia
Gattuso celebrando el título mundial de Italia

De vuelta al Milan, nuevamente se asomaba una temporada difícil, pues el equipo había envejecido, lo que sumado al escándalo de corrupción, le restó puntos al equipo dejándolo en una situación comprometida; sin embargo, el equipo mostró el coraje suficiente para revertir la situación y con Gennaro Gattuso como uno de sus máximos exponentes, conquistó la Champions en el año 2007, siendo el séptimo trofeo para el equipo rossonero.

A partir de ese momento, la carrera de Gattuso inicio un camino descendente; primero con la selección, en la que a pesar de que seguía siendo considerado por los técnicos, no obtuvo buenos resultados, quedando en cuartos de final de la Euro 2008, no pudiendo asistir a la Confederaciones 2009; finalmente, tras el Mundial 2010, en el que Italia quedó varada en la fase de grupos, Gattuso anunció su retiro del equipo nacional.

En el Milan, el jugador vivía una situación similar, pues poco a poco el equipo iba perdiendo fuerza, y aunque la entrega de Gattuso permanecía intacta, no era suficiente; luego de tres temporadas en las que el equipo no mostró mucho, por fin en la temporada 2010-2011, logró alzar nuevamente el Scudetto; el jugador participó como un verdadero símbolo, pero así como él llegó cuando el equipo necesitaba una renovación, nuevamente era tiempo de algo similar en el equipo, por lo que Gattuso le dijo adiós al cuadro rossonero.

gennaro Gattuso en sus ultimas temporadas con el Milan
Gennaro Gattuso en sus ultimas temporadas con el Milan

Tras su salida del equipo, llegó a Sion suizo, en donde fue nombrado jugador-entrenador, pero tras una mala temporada, el club despidió al jugador y este anunció su retiro como jugador. Posteriormente se ha dedicado al oficio de entrenador, siendo su estilo el dirigir a equipos con aspiraciones diferentes a los grandes clubes: “Mi objetivo es entender otro futbol, otro mundo. El futbol no es el Barcelona, el Manchester United o el Bayern München. El futbol real es otro, en donde el 90 por ciento de los equipos no puede luchar por ganar títulos”, tal vez no puedan ganar títulos, pero con Gennaro Gattuso, ganarán en determinación y carácter y eso los puede llevar a pensar en grande.