rivalidad entre Serbia y Croacia

Bienvenidos a la historia de los clásicos. Hoy veremos como un clásico del futbol yugoslavo dio el preámbulo a una de las guerras más recientes. Por un lado tenemos a Croacia y por el otro a Serbia. Los croatas apoyaron a los nazis y los serbios a los soviéticos. Luego vivieron como una parte de Yugoslavia por años, hasta que la muerte de Tito los impulsó a independizarse. Pero los serbios no querían eso, ellos preferían la unidad.

Después de esta pequeña introducción, veamos por qué un clásico fue uno de los detonantes de esta guerra de los Balcanes (una de tantas).

Hace 25 años, durante un clásico yugoslavo entre Dínamo de Zagreb y Estrella Roja de Belgrado, Zvonimir Boban no pudo soportar la injusticia que estaba viendo. El policía no dejaba de golpear salvajemente a un hincha en el piso. Boban se lanzó contra el agente y lo derribó con una patada propia de un karateca.

La gente que estaba en la tribuna empezó a corear su nombre «¡Boban, Boban!». Y hubo agresiones contra la policía, al grito de «¡asesinos, asesinos!»

Aquel 13 de mayo de 1990, el clásico terminó de caldear los ánimos. En el ambiente ya se percibía el clima de la guerra. Las dos aficiones se enfrentaron aquel día. La policía, en principio, no intervino, pero después empezó a reprimir a los croatas.

El césped quedó repleto de piedras y escombros, después de semejante pleito, el cual ya era probadita de una escena que se vería con más frecuencia en esa región del mundo. Hubo 300 heridos en el enfrentamiento de esa tarde.

rivalidad entre Serbia y Croacia 2
La Patada der Boban.

Boban, que fue considerado un héroe para el pueblo croata, declararía: «Aquel hecho marcó mi vida y mi carrera deportiva, fue como si madurase de la noche a la mañana. Yo era un personaje público, preparado para arriesgar mi vida, mi carrera, y todo el que la fama podía traer, todo por un solo ideal, una causa»

Dragan Dzajic, leyenda serbia, asegura que aquel partido fue el desencadenante para iniciar la guerra: «Después del encuentro, todo el mundo tuvo en claro lo que ocurriría. Hasta ese momento, nadie creía que pudiese estallar la guerra».

 Actualidad

Las relaciones entre croatas y serbios han mejorado, pero los ultranacionalistas mantienen vivo el odio. “De la manera que lo vivimos, esto nunca será un acontecimiento deportivo puro”, ha advertido esta semana un miembro de los Bad Blue Boys, los aficionados más radicales del Dinamo y de la selección croata.

Lee también   ¿Qué fue de…Sergio ‘Ratón’ Zárate?

En otros deportes donde se involucran estos si ha habido problemas para ejemplo es que un grupo de naturalizados croatas y los serbios se dieron con todo en escenas nunca antes vista en un deporte tranquilo como el tenis, hasta 150 personas fueron expulsados ​​de la Rod Laver Arena en enero de 2007, durant el juego entre Marin Cilic e Ilija Bozoaljac.

Este odio de los más radicales se vio reflejado en otro deporte. Durante el europeo de balonmano celebrado en Serbia en 2012, vehículos de aficionados croatas fueron interceptados de noche cerca de la frontera por enmascarados y sus ocupantes sufrieron agresiones con bates de béisbol.

Los únicos enfrentamientos entre serbios y croatas

rivalidad entre Serbia y Croacia 3 rivalidad entre Serbia y Croacia 4

El primer enfrentamiento entre estos 2 clubes se registró en las eliminatorias para Brasil 2014, (cabe aclarar que antes Serbia jugaba como Serbia y Montenegro que tras su independencia (Montenegro) cada quien formo su propia federación)

El primer partido que se disputo fue en Zagreb y el marcador favoreció a los locales por 2 a 0 con anotaciones de Mandžukić’ y de Olić.

rivalidad entre Serbia y Croacia 5
Los aficionados causaron muchos disturbios, hubo heridos y detenidos en ambos juegos.

Como era de esperarse a uno de los 22 hombres que estaban en la cancha le gano la pasión y cometió una infracción.

Este fue el caso del defensa croata Josip Simunic, que en el 2 partido de ronda clasficatoria cometió una brutal agresión sobre Sulejmani cuando este se preparaba para un contragolpe que podía acabar con el segundo gol de los croatas.

El croata no se lo pensó dos veces. Se olvidó del balón. Fue de frente al cuerpo de su víctima, que voló por los aires cuando lo bajó con todo su cuerpo por delante.

En este partido que se realizó en Belgrado (Serbia) el resultado fue empate, los goles fueron anotados por Mario Mandzukic para los croatas y de Mitrovic para los locales.

Al final el equipo croata seria el que iría a jugar la repesca contra Islandia, ya que supero en puntos a su rival Serbia la diferencia fue solo de 3 puntos entre ambas escuadras.

Como se pudo leer esta rivalidad tiene un trasfondo político y social. Serbios y croatas no se quieren y parecer sé que nunca se querrán.

Para ver más rivalidades entre selecciones vean el artículo «10 temibles rivalidades entre selecciones.«