La generación perdida de Yugoslavia

La historia de Dinamarca en 1992, es quizás, una de las favoritas en cuanto a cenicientas del futbol se refiere: una selección invitada a última hora termino por proclamarse campeón de Europa en 1992. Sin embargo, pocos o casi nadie hace mención a la selección de Yugoslavia, la cual fue descalificada a escasos días de iniciar el torneo. Hoy hacemos un recuento de aquella selección y sobre todo, a aquella generación de jugadores que prometían mucho pero que quedaron atrapados en el polvo del olvido.

La selección de Yugoslavia

Tras realizar su unificación como país, la selección de futbol de Yugoslavia se convirtió en uno de los principales animadores del futbol europeo; para muestra, fueron los finalistas de la primera Eurocopa que se llevó a cabo en 1960, cuando perdieron la final ante la Unión Soviética, por marcador de 2-1. Desde entonces, tuvo una constante participación en Euros y Mundiales, pero fue hasta que el Estrella Roja de Belgrado impuso su dominio en Europa que parecía que llegado la hora de la verdad de la selección.

Las esperanzas de Yugoslavia estaban cimentadas en gran medida en la generación que había conquistado el Mundial sub-20 en 1987; futbolistas como Robert Prosinecki (Balón de Oro del torneo), Zvonimir Boban (Balón de Plata), Pedrag Mijatovic, Davor Suker, Igor Stimac, Branko Brnovic, entre otros, habían seguido su proceso de maduración y para el año 1991 ya estaban considerados dentro de los mejores del mundo.

Teniendo como base al Estrella Roja, la selección de Yugoslavia había realizado una brillante clasificación para la Euro de 1992; encuadrada en el grupo 4, junto a Dinamarca, Irlanda del Norte, Austria e Islas Feroe, termino la eliminatoria con un total de 7 partidos ganados y solo una derrota. Fue el equipo más goleador de toda la eliminatoria con 24 goles y Darko Pancev fue el máximo artillero de la misma con un total 10 goles.

A estos jugadores se sumaban otros talentos como  Dejan Savicevic y Sinisa Mihalovic, quienes habían terminado su fase de preparación y ya estaban listos para encarar el certamen europeo, a sabiendas que eran unos de los favoritos; sin embargo, también sabían, que en su país estaban pasando cosas que no podían pasar desapercibidas.

El equipo yugoslavo contaba con un inmenso talento

El país de Yugoslavia

La Republica Socialista Federativa de Yugoslavia (nombre oficial) surgió como país al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Serbia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro, Eslovenia y Macedonia se unieron para formar un solo país, un país que adoptó el sistema socialista como modelo económico y al mariscal Tito como jefe de gobierno.

Durante el gobierno de Tito, Yugoslavia ganó un buen prestigio a nivel internacional; la política del mariscal lo llevó a ser uno de los países líderes de los llamados países no alineados. En un mundo dividido entre capitalistas y socialistas, la unión de los países balcánicos parecía un ejemplo a seguir entre los diversos países.

Sin embargo, esta unión solo era superficial; los países integrantes nunca abandonaron su sentido de pertenencia; al grado que era frecuente escuchar entre la población: “En todo el mundo solo hay un yugoslavo: Tito. Los demás somos serbios, croatas, montenegrinos…”. La muerte del mariscal en 1980, fue el punto de lanza para que estos nacionalismos se acrecentaran, que por desgracia, adquirieron un tono violento.

Para 1990, los conflictos entre las diversas republicas ya hacían prácticamente inevitable el estallido de una guerra; Serbia, con Slobodan Milosevic a la cabeza, trataba de mantener la unión de Yugoslavia, pero con un incuestionable liderazgo de su país; Croacia, por su lado, al ver que prácticamente sería sometido, optó por declarar su independencia en 1991.

Lee también   ¡México está en Octavos!

Eslovenia siguió el ejemplo de Croacia y también se declaró independiente en 1991; sin embargo, Serbia, decidida a conservar y “proteger” a los serbios residentes en esas regiones, optó por el uso de la fuerza para conservar el poder establecido. La guerra acababa de empezar.

La guerra de los Balcanes ha sido uno de los conflictos más sangrientos de la historia

La sanción

El mundo se estremeció ante el primer conflicto europeo desde el final de la Segunda Guerra Mundial; la Organización de las Naciones Unidas (ONU) intervino y a través del Consejo de Seguridad emitió la resolución 757, emitida el 30 de mayo de 1992, la cual establecía una  serie de sanciones al gobierno yugoslavo.

Entre los dictámenes de la resolución se encontraban

  • Impedir la importación o exportación de productos de Yugoslavia
  • No entregar o hacer transacciones financieras con destino a Yugoslavia
  • Reducir el personal diplomático o consular en Yugoslavia
  • Evitar la participación de deportistas yugoslavos en competencias internacionales

Este último punto tocaba directamente a la participación de Yugoslavia en la Euro, la cual iniciaría el 10 de junio; a pesar de que países como Francia abogaron por que la selección de futbol quedara fuera de estas sanciones, el peso de otros países como Alemania y Gran Bretaña determinó que Yugoslavia fuera excluida del evento.

Las reacciones

Concentrados ya para participar en el evento, a los integrantes de la selección la noticia les cayó de muy mala manera. Dragan Stojkovic, como líder del plantel, fue el encargado de darles la noticia a sus compañeros: “Fue el peor día de mi vida. No podía explicarles a mis compañeros los motivos de nuestra exclusión. Lo nuestro era deporte, no política”, declaró años después en una entrevista

Fue un golpe muy duro para una selección que estaba consciente de su potencial y estaba segura de hacer un buen papel en el torneo; sin embargo, los sucesos que se estaban viviendo en su país y las resoluciones tomadas fuera de él, les cortaron de tajo una ilusión que habían trabajado durante más de dos años.

“Lo que más me llamó la atención fueron los rostros desencajados de mis compañeros al recibir la noticia. Lo que más queríamos saber era porque la UEFA había permitido que las cosas llegaran tan lejos. Si nos iban a echar de la competición, ¿Por qué no nos lo dijeron antes”, declaró el mismo Stojkovic.

Sin embargo, quien si era consciente de que algo como esto podría pasar fue Robert Prosinecki: “En el Mundial de Italia, el ambiente ya era un poco molesto. Se notaba la tensión de que podía pasar algo, de que podía estallar la guerra. No nos queríamos meter en política, ni hablábamos en el vestuario de los problemas, pero la situación era enrarecida”, declaró.

Stojkovic fue el encargado de darles la noticia a sus compañeros

El recuento de los daños

Ya confirmada su expulsión de la Euro, la selección de Yugoslavia tuvo que volver a su país. Fue ahí donde se dieron cuenta que la selección que había sido elegida para reemplazarlos en el torneo, se alzaba con el trofeo tras doblegar a Alemania en la final.

La sensación de saber que pudieron haber sido ellos los que se podrían haber alzado con el título, estuvo presente durante mucho tiempo en los integrantes de aquella selección, tal como lo manifestó años después Mijatovic.

“Sabíamos que Yugoslavia iba a desaparecer y la selección también. Creo que esa generación que era muy buena, seguramente habría hecho historia en el futbol europeo”, sentenció