León, el primer Campeonísimo del futbol mexicano

El Retrosapiens del día de hoy hace un recuento del León de las décadas de los 40 y 50, el primer equipo del futbol mexicano en ganar el apelativo de “Campeonísimo”

León, el primer campeonísimo del futbol mexicano

En el futbol mexicano es común utilizar el apelativo de campenisimo; todo mundo recuerda el campenisimo del Guadalajara, aquel que ganó prácticamente todos los trofeos que disputó en los años 60 y que sigue sirviendo a los chivahermanos para decir que las Chivas son el equipo más grande.

Pero al mismo tiempo, el terminó se ha devaluado tanto que equipos como el Puebla han sido llamados campeonísimos; pero como en todos los aspectos, el primero siempre es el más recordado y en el caso del futbol mexicano ese apelativo le corresponde al León.

Tras la instauración del profesionalismo en el futbol mexicano, la liga se dio el lujo de iniciar sin equipos grandes; los que habían dominado la época del amateurismo como Necaxa y España decidieron no participar en lo profesional y por ello la liga estaba en busca de equipos dominantes.

En ese estado de cosas fue cuando el equipo de León empezó a erigirse como el que quería llevar el mando; fundado en 1944, de inmediato contó con el respaldo no solo de la ciudad de León, sino de todo el Bajío mexicano, situándose pronto como un aspirante a algo grande.

Ese dominio pronto lo trasladó a la liga y en la temporada 47-48 se alzó con el trofeo de Liga tras un partido de desempate ante el Oro; el legendario Adalberto Dumbo López se erigió como el máximo romperredes del torneo y con ello dio inicio a la época dorada del club.

Con hombres como Antonio Battaglia, Alfonso Montemayor, Raúl Varela, Marcos Aurelio y el Dumbo, León consiguió su primer título, convirtiéndose en bicampeón al año siguiente, superando por un punto al Atlas de Guadalajara y repitiendo también Adalberto como el mejor romperredes del torneo.

Lee también   La Fiesta (parte 4)

Como campeón de Liga, el cuadro esmeralda se convirtió también en campeón de Copa, venciendo por marcador de 3-0 al cuadro del Atlante; siendo campeón de Liga y de Copa, se convirtió automáticamente en Campeón de Campeones, ganando a pulso el primer mote de campeonísimo.

Estando en la cima del futbol mexicano, parecía que el equipo se desarmaba, pues se fueron del equipo tanto el Dumbo López como el portero de los dos títulos, el peruano Eugenio Arenaza; sin embargo, para cubrir esta baja, se contrató al portero Antonio Carbajal, quien llegó para seguir la estela de triunfos del equipo.

Con un equipo renovado, el club esmeralda consiguió su tercer título en la temporada 51-52; tras superar por solo un punto a Atlas y a Guadalajara, el equipo de León se erigía como el equipo más ganador de la era profesional con tres títulos.

Pero aun faltaba más y para la temporada 55-56, lograría el que sería su cuarto título; tras empatar en puntos con el Oro de Jalisco, se tuvo que recurrir a partido único para decidir al campeón. Un triunfo por marcador de 4-2 le daba al cuadro esmeralda su cuarto título y lo consolidaba como el más ganador del futbol mexicano hasta ese momento.

Sin embargo, el crecimiento del equipo se detuvo y para la década de los sesenta, el equipo fue gradualmente cayendo de nivel, teniendo que conformarse con ganar algunos títulos de la Copa México; tuvo que esperar 36 años, hasta 1992, para poder alzarse con el título.

Pero la semilla ya estaba sembrada; tras León, han sido varios los equipos que han ganado en la cancha el título de campeonismo; no obstante, la historia marcara que el primer equipo del futbol mexicano en ganar ese apodo en la cancha fue el cuadro de León.