Los Aztecs, la primera constelación de estrellas de Los Ángeles

 

Hoy está muy de moda hablar de fútbol y hasta de rivalidad en Los Ángeles. Es conversación de café comentar de la rivalidad de “El Clásico / El Tráfico” entre LA Galaxy y el joven LAFC, con un Zlatan Ibrahimovic retando constantemente al mexicano Carlos Vela (que anda en buen momento), han desarrollado una rivalidad y una atmosfera de interés alrededor del “soccer”.

Pero, antes de esto un antecedente, que por desgracia no caló como debió ser ni es el fenómeno de masas de hoy. El futbol en la ciudad californiana tiene su origen en un par de equipos de las comunidades alemana e israelí. Los Ángeles Kickers en los 50 y los Maccabi Los Ángeles  (cuadro hasta hoy más ganador de la US Open Cup, con cinco trofeos) en los 60. Hacia finales de la década se intentó con los Lobos de los Ángeles y con Toros LA. Ninguno resultó. Los Ángeles Aztecs fue el primer en concentrar algo de atención.

Con la primera gran intentona de masificar el fútbol en Estados Unidos, la recordada North American Soccer League (NASL), esa que trató de tener lo mejor del mundo, como Pelé y Beckenbauer en el New York Cosmos, una ciudad tan importante como Los Ángeles no podía quedar fuera.

Jack Gregory, un fanático del fútbol de toda la vida, médico con licencia y financiero inmobiliario, y algunos de sus amigos amantes del fútbol juntaron su dinero y llevaron a los equipos nacionales de México, Polonia y otros a la ciudad para jugar amistosos antes del Mundial de ese verano en Alemania Occidental. El éxito de los juegos despertó su apetito por más, justo en el momento que la NASL anunciaba una expansión.

Gregory llamó al comisionado de NASL, Phil Woosman  y tras acordar el monto de inscripción, se aseguró la plaza.  Él y su esposa llamaron al equipo Los Angeles Aztecs, no solo como un guiño a la mayoría de los fanáticos mexicanos que esperaban sumar, sino también porque «querían que un equipo agresivo mostrara su valentía», según explicó después en una entrevista en LA Taco. Gregory sintió que los aztecas tenían » una hermosa historia de guerreros ” de la que los jugadores podrían inspirarse y emular en el campo.

La primera camada de los Aztecs, la única que logró un título

La pretemporada fue ante equipos mexicanos: Atlante FC, Club América, CF Monterrey y Pumas UNAM. Fueron buenas asistencias, pero la mayoría del público apoyaba a los equipos del vecino país.

Sin embargo, esa temporada de 1974 fue buena, la mejor. Gregory contrató a Alex Perolli como entrenador y armó un equipo interesante  (aunque con  nombres poco conocidos)  como el portero Luis Marotte, Blas Sánchez, Renato Costa y el novato del año, Doug McMillan.

Lo cierto es que ganaron la división oeste y en la final, se encontraron al campeón “del otro lado” del país, Miami Toros. En la final, en un Rose Bowl que para nada eliminó el rayado tradicional del fútbol americano, los Aztecs ganaron en penales (el tradicional, aún no era el shoot out)  tras igualar 3-3 en el último minuto reglamentario. Fue su único título.

Lee también   Americo Gallego, el Tolo

 

Show y estrellasGregory con el título nacional, vendió la franquicia. Entre los nuevos dueños, apareció Elton John, quien fue llamado a ser coprietario para impulsar al equipo, para darle publicidad en la tierra de las luminarias de  Hollywood.

Elton John, co propietario junto al mítico George Best

Al año siguiente, en 1976, llegó George Best. El equipo no fue fuerte como la primera temporada y nada que avanzaba a las instancias finales. Por su parte, debido en gran parte a su alcoholismo y a la vida nocturna en Hollywood, Best, de 32 años, sería enviado a Fort Lauderdale Strikers, rival de NASL, en el verano del 78. No rindió ni de cerca como lo hizo en el Manchester United.

En el 79 se marcha Elton John, pero llega la última oportunidad para el club de crecer y de capitalizar afición. Entra en el pool de nuevos accionistas Televisa, pensando en el potencial mercado mexicano. Aparte, es contratado Rinus Michels, padre del fútbol total holandés y con él llega Johan Cruyff.

La leyenda Johan Cruyff estuvo un año y dejó huella

La del 79 fue una campaña que prometía más, pero  se frenó en semifinales. Fue la mejor temporada en cuanto a público, promediando 15.000 personas por juego. Cruyff solo jugó ese año y llamaba la atención por su rendimiento y elasticidad. Ganó el Most Valious Player (MVP) por su desempeño y a sus 34 años regresó al Ajax de sus amores. Michels siguió una temporada más, hasta 1980 y dirigió, entre otros a Javier Aguirre, en una oleada de mexicanos que llegaron para atraer a los migrantes de ese país.

En 1981 la franquicia marcó su final y tres años después, la NASL.  Hubo numerosos factores que contribuyeron a los problemas de identidad del equipo. Los aztecas cambiaron repetidamente de lugar. Cuando se retiraron, habían jugado en el estadio Weingart en el East Los Angeles College, el estadio Murdock en el Camino Junior College, el Rose Bowl, el Fabulous Forum, el Coliseum y el LA Sports Arena. Tampoco, ni con el nombre, se pudo crear identidad en la comunidad latina (especialmente mexicana) y menos en la norteamericana, en un ambiente nihilista y hollywoodense.

Fue en 1996, impulsados por el Mundial de Estados Unidos 1994 que renace la iniciativa del fútbol de alto nivel con la MLS y ahí llega Los Ángeles Galaxy. Dos décadas después, con el fútbol más cimentado, aparece Los Angeles Football Club. Sin embargo, los son parte imprescindible de la historia de ese deporte en la ciudad.