Si existe un adjetivo que describa a Míchel González en su etapa de futbolista es elegante. Su exquisitez en el centro del campo hacía del legendario ‘8’ de la Quinta del Buitre un rival de cuidado. Un jugador que tenía que ser marcado personalmente.

 

Míchel: El legendario '8' de la Quinta del Buitre
Míchel: El legendario ‘8’ de la Quinta del Buitre

Pero la vida de José Miguel González Martín del Campo dio muchas vueltas y de ser una de las grandes figuras de aquel histórico Real Madrid, hoy en día es el director técnico de los Pumas de México.

Datos

Volviendo al pasado, Míchel jugó 404 partidos con la camiseta merengue de 1984 a 1996 y marcó 97 goles, una buena cifra para aquella época a pesar de ser centrocampista. Su palmarés en el equipo de sus amores dónde se formó como futbolista cuenta con seis ligas de España, dos Copas del Rey, dos Copas de la UEFA (actualmente Europa League), cuatro Supercopas de España y la extinta Copa de la Liga.

Curiosamente, en ese histórico momento el Real Madrid no ganó Copas de Europa. Su amplio dominio se dio a nivel local.

Con La Roja, fue 66 veces internacional. Hizo mancuerna con el legendario Emilio Butragueño, con quien logró hitos en el Madrid. Vinieron a derrochar clase en el Mundial México 1986 y la actuación de Míchel en la Eurocopa del ’88 fue fascinante.

Guerra con el Bernabéu y su rivalidad con Maldini

Pero el paso del exvolante por el Santiago Bernabéu no fue inmaculado. Más de una vez recibió los abucheos y silbidos de una feroz afición que lo señaló por no aparecer en partidos grandes, especialmente en la Liga de Campeones.

Los últimos dos grandes tropiezos del Real Madrid de la Quinta del Buitre en Europa fueron golpes duros para las carreras de jugadores como Carlos Alonso González ‘Castillana’, José Antonio Camacho, Butragueño y el mismo Míchel.

En la temporada 1988-1989 cayeron sorpresivamente en semifinales ante el PSV Eindhoven, y un año después, el poderoso Milan de Arrigo Sacchi los sometió con un 5-0 en Italia en la ida de la misma ronda. ¿Y Míchel? Fue totalmente anulado por un joven defensor llamado Paolo Maldini, hoy, en un edén adorado catalogado como uno de los mejores defensores en la historia del deporte.

“Sin duda, Maldini fue el rival más difícil que me tocó enfrentar”, llegó a decir Míchel años después.

Fin de la Quinta y el adiós del ‘8’

Y por si fuera poco, en 1990, terminó la hegemonía blanca en España. Johan Cruyff llegó al banquillo del Barcelona y fue el artífice de la primera gran dinastía europea del club catalán, un golpe al madridismo.

Lee también   La sorprendente historia del Deportivo Alavés

Pero a pesar de sus conflictos con la afición merengue, el adiós de Míchel fue más emotivo que lo que quizás él mismo pensó. De blanco y con sus clásicos botines negros, el mago de la Quinta del Buitre dijo adiós a su casa. Y de qué manera.

Ante el Mérida en el Bernabéu, Míchel marcó dos goles, uno desde los 12 pasos y otro, su reconocido remate desde fuera del área. Flotó en el campo con el balón en los pies hasta que fue sustituido.

Un estruendo. El coloso de Madrid estalló cuando Míchel se puso de puntillas y se inclinó para besar el campo madridista. Se marchó entre aplausos de un público que le dio duro en momentos difíciles pero que reconocía la trayectoria de un interior de su clase.

Socio de Hugo en Madrid y México

“Hugo Sánchez era tan bueno como Cristiano Ronaldo”. ¿Adivinen de quién es la frase? De Míchel.

De hecho, Míchel fue el más grande socio del exdelantero mexicano durante la gloriosa época de la Quinta del Buitre. Sus pases bombeados con la punta del pie derecho para que Hugo rematara de cabeza, de primera o de chilena siguen en el recuerdo del madridismo.

Con Hugol se reencontró en México. Porque después de 13 temporadas en el primer equipo de la casa blanca, el exinterior derecho decidió terminar su carrera en territorio azteca.

El Atlético Celaya unió a ‘Hugol’, Míchel y Butragueño una temporada, la única que jugó González en el balompié mexicano para retirarse en 1997.

“Nunca me pareció extraño aceptar una oferta de México”, dijo Míchel semanas atrás cuando se conoció que dirigiría a los Pumas. No rechazó al país como jugador, tampoco como técnico.

Míchel, Butragueño y Sánchez con Celaya.

Reto en Pumas

Luego de dirigir a Getafe, Sevilla, Olympiacos, Marsella y Málaga, el entrenador español tiene el reto de llevar al equipo universitario a la gloria tras varios años de sequía.

Míchel fue un futbolista exitoso. Como técnico solo ha ganado títulos en Grecia y su nombre siempre ha estado relacionado con el banquillo del Real Madrid, hasta ahora esquivo, y que sería su techo como estratega.

En México dejó de ser futbolista, ahora el legendario ‘8’ de la Quinta del Buitre busca catapultar su carrera como DT en Pumas.