Nedved ganó el Balón de Oro en el año 2003
Nedved ganó el Balón de Oro en el año 2003

“No es bonito verme jugar, corro, lucho, no soy elegante como Raúl, Figo, Zidane o Beckham”, así es como se describía como futbolista el máximo representante del futbol de la República Checa, el ganador del Balón de Oro en el año 2003, el extranjero con mas presencias en las historia de la Juventus  y el responsable de hacer que la República Checa adquiriera prestigio  y respeto a nivel internacional

Nacido en la localidad de Cheb, el 30 de agosto de 1972, en la entonces Checoslovaquia, Nedved inicio se camino en el mundo del futbol, en el club de su ciudad, el RH Cheb; su talento pronto atrajo la atención de otros clubes, y se mudo a la capital del país, Praga, donde debutó en primera división con el Dukla en el año de 1991. El club era demasiado chico para el futbolista y el  más grande de la República Checa, el Sparta, ficho al jugador en 1992, donde permaneció cuatro temporadas, se consolido como titular y donde obtuvo tres títulos de liga y un título de Copa.

Pavel en sus inicios con el Sparta
Pavel en sus inicios con el Sparta

1996 fue el año en el que se presentó ante el mundo; la naciente República Checa fue la gran revelación de la Eurocopa de aquel año y Pavel Nedved fue uno de los principales responsables de ello. Junto a jugadores como Karel Poborsky, Vladimir Smicer, Pavel Kuka y Radek Bejl, el equipo logró el subcampeonato, luego de caer en la final ante Alemania… pese a la derrota, Nedved logró el reconocimiento del planeta futbolístico y la Lazio de Italia, que entonces iniciaba su proyecto para convertirse en el equipo más poderoso del Calcio, quería a toda costa al futbolista checo del momento.

Llegó al club romano en el verano de aquel año y de inmediato se convirtió en el motor del equipo celeste; dirigidos por el entrenador sueco Sven-Göran Eriksson y junto a jugadores como Alessandro Nesta, Giuseppe Favalli, Marcelo Salas y Roberto Mancini, la Lazio se transformó en un equipo competitivo, instalándose entre los mejores del continente y logrando el doblete local en la temporada 99-00.

El reconocimiento como uno de los mejores mediocampistas del mundo contrastaba con su vida personal; alejado de los reflectores, trataba de exponerse a los medios y al público lo menos posible, tratando de dedicarle el mayor tiempo  a su familia. Sin embargo, en el año 2001 dio un salto difícil de ignorar: la Juventus de Turín se hizo con los servicios del jugador checo, pagando la suma de 41 millones de euros.

Lee también   El mago centroamericano: Jorge 'Mágico' González

En la Vecchia Signora fue donde el mediocampista alcanzó su mejor nivel; como volante se convirtió en el generador de juego del club turinés, siendo pieza clave en la temporada 2002-2003, donde mostró todo su talento, el cual sirvió para instalarlos en la final de la Champions de ese año, a la cual sin embargo, no pudo jugar, debido a la acumulación de tarjetas amarillas, demostrando su coraje mediante su llanto al final del partido de la semifinal en donde eliminaron al Real Madrid: los tifosi de la Juve corearon su nombre en reconocimiento por su labor, llevándose el premio de consolación al ser nombrado el mejor mediocampista de dicha edición.

No fue el único reconocimiento de aquel año; en diciembre, la revista France Football le otorgó el Balón de Oro, siendo el segundo futbolista checo en obtenerlo y el sexto del club italiano en lograrlo. Para el siguiente año, nuevamente en una Eurocopa, el futbolista mostró todo su potencial, siendo el líder de la selección que se instaló en la semifinal: acompañado por Tomas Rosicky, Milan Baros y Petr Cech mostró un futbol vistoso y atractivo que desafortunadamente no pudo conseguir el título.

2006 fue un año de contrastes; por un lado, significó su primera participación mundialista, pero no pudo superar la fase de grupos. Por otro lado, consiguió el bicampeonato local con la Juventus, pero el escándalo de arreglo de partidos originó la revocación de aquellos títulos y el descenso del equipo bianconero a la Serie B; Nedved en un principio quería irse del equipo, pero cambio de opinión, siendo fundamental en el andar de la Juve y en el regresó a la Serie A.

Con el paso de los años, sus cualidades físicas disminuyeron, lo cual fue mermando sus minutos en el campo; Nedved anunció su retiro en el año 2008, pero finalmente decidió jugar una temporada más, siendo la 2008-2009 la última de su carrera, disputando su último partido el 31 de mayo de 2009, frente a su ex equipo, la Lazio.

Pese a tener ofertas de clubes europeos, estadounidenses y árabes, decidió que era tiempo de dejar el futbol y concentrarse en su familia; no obstante, no se pudo desligar completamente del mundo que lo dio a conocer y en el año 2010 fue nombrado miembro de la Junta Directiva y posteriormente en el año 2015, fue designado vicepresidente del club, dirigiendo, ahora desde los escritorios, el destino del club turinés.