Pavel Pardo mostró un gran nivel con la selección mexicana

“La gente, el día que me retire, recordara lo que hice. En él América siempre estaré en la historia del club por los dos campeonatos que gane. Y en la Selección también estaré en la historia, porque soy uno de los que más partidos ha jugado”, declaró al momento de retirarse uno de los mejores mediocampistas que ha tenido el futbol mexicano, el cual también fue pionero en cuento a la exportación de futbolistas hacia una de las ligas más competitivas del mundo; nos referimos a Pavel Pardo.

Nacido un 26 de julio de 1976 en la ciudad de Guadalajara, pronto dio muestras de un gran talento con el balón, lo que lo catapultó a las divisiones inferiores del Atlas del Guadalajara; ahí tuvo la fortuna de coincidir con uno de los entrenadores con más experiencia en cuanto al manejo de cuadro juveniles: Marcelo Bielsa. Por si fuera poco, también coincidió con otros destacados jugadores producto de la cantera atlista, como Oswaldo Sánchez, Jared Borguetti y también Rafael Márquez, con quienes luego conformaría los pilares de la selección.

Pavel Pardo en sus inicios con el Atlas

Su talento lo puso en el once titular y su liderazgo lo ubico como imprescindible en el cuadro rojinegro; esta situación lo llevó a ser convocado por el entrenador Bora Milutinovic para la selección mexicana en el año de 1996, con la que pronto se ganó un puesto en el once titular y acudió al Mundial de 1998, siendo a partir de ese momento un infaltable en el Tricolor; tras el Mundial llegó a Tecos, en donde solo estuvo una temporada, pues para 1999 llegó al club de su consagración, el América.

A su llegada al club de Coapa, se encontró con el gran momento de Cuauhtémoc Blanco, con el que ya había coincidido en la selección; sin embargo, fue tras su estadio en el cuadro Azulcrema donde dicha dupla se convirtió en mortal para los adversarios, pues mientras Pavel orquestaba y producía desde la mediacancha, Blanco hacia magia frente a la portería; si bien no les alcanzó para un  títulos si fueron de los responsables de llevar al conjunto amarillo hasta la semifinal de Copa Libertadores del año 2000, en la que perdieron frente a Boca Juniors.

Pavel Pardo en sus inicios con el América

Para el año 2001, ya era un consagrado en la selección y en el cuadro americanista, donde además perfeccionó su técnica para los tiros libres, convirtiéndose en un especialista; sin embargo, la llegada de Javier Aguirre lo sacó de la selección, pues el Vasco lo considero uno de los que llamó vacas sagradas siendo él uno de los sacrificados. Esta situación le impidió acudir al Mundial 2002, pero en cambio le dio su primer título con el cuadro americanista, en el que había quedado como el gran líder del equipo tras la salida de Cuauhtémoc al futbol español el año anterior.

Tras ser borrado de la selección, todo cambio rumbo a Alemania 2006: Ricardo Lavolpe asumió como nuevo seleccionador y con ello Pavel se convirtió en titular indiscutible y en uno de los líderes de la selección; tal como lo habían hecho en el Atlas, junto a Osvaldo Sánchez, Jared Borguetti y Rafael Márquez se hicieron con el control del equipo nacional. Pardo fue uno de los que estuvo al frente de todo el proceso, y su título con el cuadro americanista en el año 2005 no hizo más que confirmar que esto se debía a su talento y liderazgo.

Lee también   Igor Belanov, el Balón de Oro más inesperado

Tras un destacable papel en la Confederaciones del año 2005, llego el Mundial 2006 y México con Pardo como uno de sus principales referentes, parecía capaz de lograr algo importante en la justa mundialista: pero la historia se repitió y México fue eliminador en octavos de final, y encima, Pavel salió lesionado en ese juego contra Argentina. Sin embargo, no todo fue pesar para el mediocampista, pues al finalizar la justa se anunció que se quedaría en Alemania para defender los colores del Sttutgart, convirtiéndose así en el primer mexicano que  jugaba en la Bundesliga.

Pavel Pardo demostró un excelente nivel en la Bundesliga

Llegó a un equipo acostumbrado a pelear en la parte media de la tabla, pero la llegada del mediocampista junto a otros destacados jugadores como Mario Gómez, Thomas Hitzlsperger, Markus Babbel, Fernando Meira y Ricardo Osorio, hizo que el equipo tomara por asalto la Bundesliga y se hiciera con el título luego de más de 14 años de espera. Pavel Pardo fue una de las figuras indiscutibles de aquel equipo y en su primera temporada fue nombrado segundo capitán y uno de los mejores de la Bundesliga en esa temporada, siendo además fundamental en el desarrollo de nuevos jugadores, como Sami Khedira, quien en varias ocasiones ha manifestado que tuvo en Pavel a uno de sus “maestros”.

Luego de dos temporadas y media en el futbol alemán, Pavel regresó al América en el año 2009, siendo designado capitán en un equipo que necesitaba de un líder tras los miserables torneos que había tenido; Pardo hizo lo que pudo, pero el bajo nivel del América y su propio declive profesional hicieron que el rendimiento del jugador no fuera el esperado. Esta situación también se reflejó en la selección, pues a pesar de que había estado presente en los procesos de Hugo y Eriksson, el retorno de Aguirre le cerré definitivamente las puertas de la selección, jugando su último partido en el año 2009 siendo uno de los líderes en presencias. Salió del América en el 2011 y luego de dos temporadas en la MLS dijo adiós al balompié.

De esa forma dijo adiós uno de los mejores futbolistas mexicanos, un jugador que inicio como defensa, pero que encontró en el mediocampo su posición ideal, posición en la que explotó todo su talento, capacidad liderazgo, dejando huella en el Stuttgart, en el América, pero sobre todo, en la selección mexicana.