“Miro hacia arriba y pienso que si me golpea, estoy muerto”, declaró en alguna ocasión el entrenador leyenda del Manchester United, Alex Ferguson, sobre uno de los hombres que fue el pilar sobre el cual se construyó un equipo de ensueño, un equipo que podía irse sin mucha preocupación al ataque, pues sabía que su portería estaba custodiada por un auténtico monstruo de las canchas, un jugador que llegó de una tierra poco futbolera, pero que con el tiempo se convirtió en el mejor portero del mundo: Peter Schmeichel

Nacido el 18 de noviembre de 1963 en la pequeña localidad de Glasaxe, en la afueras de Copenhague; el gran danés dio sus primeros pasos en el futbol en el equipo Høje-Gladsaxe, para posteriormente recalar en las filas del Gladsaxe-Hero BK. Un joven Schmeichel se convirtió en pieza clave del pequeño equipo, lo que llamó la atención de otros clubes, siendo Hvidobre IF el primero en disfrutar de sus servicios, para luego de dos años, recalar en el equipo más importe de Dinamarca, el Brondby.

Schmeichel en sus inicios con el Brondby
Schmeichel en sus inicios con el Brondby

Pese a que su ascenso era meteórico, no estaba exento de dificultades;  la liga danesa aún estaba en proceso de pasar al profesionalismo, por lo que los clubes no podían garantizar estabilidad a sus jugadores, razón por la cual Schmeichel tuvo que dedicarse a otras actividades para poder vivir: empleado de una fábrica textil, de una residencia de ancianos y de agencia de publicidad fueron los trabajos que el portero desempeñó a la par del futbol y aunque estuvo a punto de dejar el deporte, al final su fichaje por el Brondby le dio la estabilidad que necesitaba y el portero respondió con creces: en 4 años consiguió cuatro títulos, además de convertirse en el mejor portero de su país, lo que le llevó a dar el salto a un coloso del futbol europeo: Manchester United.

Pese a su leyenda, el Manchester United vivía una época de transición; Ferguson quería conformar un equipo ganador y para ello, necesitaba de un portero confiable. El gran danés resultó el indicado para dicho puesto, pues además de su gran seguridad también era alguien que ordenaba, que mandaba, convirtiéndose junto a Roy Keane y Eric Cantona en el guía de los llamados Fergie Babes, equipo que terminaría dominando el continente

A la par, el portero vivía un época de ensueño con la selección de su país; la Eurocopa del 92 tuvo a la selección danesa como invitada de última hora y Schmeichel, junto con sus compañeros, dieron la sorpresa del torneo al ganar el trofeo, un logró insólito para el futbol de aquel país, lo que llevó al portero a niveles insospechados, pues ese triunfo sirvió para consolidarlo definitivamente como un portero de primera categoría.

Lee también   ¡Cuéntenle bien!
Peter celebrando un titulo con el United
Peter celebrando un titulo con el United

Consolidado ya, el Manchester empezó a coleccionar trofeos al por mayor: Liga, FA, Copa de la Liga y demás trofeos nacionales llenaban las vitrinas de Old Traford, siendo Schmeichel el responsable de levantar dichos trofeos, pues para entonces ya había sido nombrado capitán del equipo. Su momento de gloria fue el año de 1999, cuando consiguieron el primer triplete para un equipo inglés, además de haber ganada la Champions de la manera más dramática posible, derrotando al Bayern München con dos goles en el último minuto.

Justo en el mejor momento de su carrera, el portero danés declaró estar cansado de la alta competencia y decidió que era momento de cambiar de aires; cambio al Manchester United por el Sporting de Lisboa, donde no dejó su competitividad del todo, pues fue pieza fundamental para que el equipo portugués ganara la liga después de casi 18 años de sequía, lo que lo convirtió en un ídolo para la afición del cuadro lisboeta.

Cuando parecía que su estrella se apagaba, el portero demostró que aún tenía cosas que demostrar; regresó a la Premier League a jugar con el Aston Villa, donde se convirtió en el primer portero en anotar un gol en el nuevo formato de competición. Su retiro estaba cerca y a pesar de que fue un símbolo para el Manchester United, Schmeichel escogió para terminar su carrera como futbolista al gran rival, al Manchester City. Aunque en primera instancia parecía una traición, el verdadero motivo fue asegurar la permanencia de su hijo en el equipo, el encargado de continuar la leyenda iniciada por su padre.

Schmeichel se retiro como jugador en el City
Schmeichel se retiro como jugador en el City

Tras su retiro, el portero danés eligió el camino de los medios para seguir ligado al mundo del futbol; junto a sus ex compañeros de selección Brian Laudrup y Preben Elkjaer Larsen lleva a toda Dinamarca las acciones más importantes del futbol local e internacional, manteniendo la misma intensidad y la misma fuerza que cuando estaba en la cancha.