papin

Las grandes hazañas de Jean-Pierre Papin corren por el mundo como un secreto a voces. El feroz delantero francés enamoró en su tierra con grandes anotaciones, sin embargo, la fama no fue su principal aliada. El nacido en Boulogne-sur-mer se convirtió en un héroe local gracias al coraje y dedicación que imprimió en la Ligue 1, pero alcanzó la gloria futbolística en sus contadas aventuras internacionales.

Papin debutó oficialmente a los 21 años con el Valenciennes francés. Desde temprana edad demostró una excelsa definición y gran ubicación dentro del terreno de juego. Sus condiciones futbolísticas le hicieron destacar de entre la gran mayoría de jóvenes ‘promesa’ del futbol mundial, pero su serenidad y rostro de pocos amigos, le marginaron de las listas de popularidad.

Los momentos más gratos de ‘JPP’ residen en el recuerdo de los conocedores de antaño, aquellos que valoran más el temple de acero que un par de fintas casi irrelevantes. En solo 54 encuentros con la Selección Nacional de su país, Papin anotó 30 goles; quizá el más importante de ellos, durante la Copa del Mundo de México 1986. Allí, en duelo entre Francia y Canadá, Jean-Pierre consiguió el gol número 1200 en toda la historia de los mundiales.

El efectivo goleador francés realizó su primera expedición internacional con apenas una temporada de experiencia profesional. Papin jugó para el Brujas de Bélgica de 1985 a 1986, y tras su destacada participación en el Mundial de México, firmó con uno de los cuadros más grandes del país que le vio nacer: Olympique de Marsella. Con ‘Les Olympiens’, Jean-Pierre consumó la etapa más prolífica de su carrera; en seis años anotó 185 goles, conquistó durante cuatro años la Liga de Francia, y en cinco temporadas consecutivas se coronó máximo romperredes de la Ligue 1.

Lee también   Milan 0 Atalanta 1

Tras una era gloriosa con el Olympique, llegó la hora de un reto digno de grandes ligas. En 1992, y con el Balón de Oro bajo el brazo, Papin se convirtió en el fichaje más caro de la historia del futbol. El AC Milán pagó 18 millones de dólares por sus servicios. En Italia, hablando con números, Papin no fue un goleador bestial, pero aún con eso, forma parte de la plantilla que conquistó la Liga de Campeones de Europa en 1994, año que representaba el inicio del fin para la carrera del siempre peligroso francés.

La férrea marca del Calcio italiana complicó de más a un futbolista que en 1994 ya rebasaba los 30 años de edad. El goleador determinante colgó la franela rossonera a dos años de su ficha con el club lombardo; el Bayern Múnich se convirtió en su siguiente destino, y en Alemania la suerte no cambió. En la Bundesliga anotó 6 goles en 35 partidos, conquistó la Europa League en 1996, y regresó a Francia, donde pondría fin a su carrera profesional. Como toda estrella deslumbrante, Jean-Pierre Papin perdió el brillo cuando la pesadez se apoderó de sus piernas; con mucha más gloria que pena, ‘JPP’ se convirtió en un memorable recuerdo en una de las muchas historias que cuenta el balón.