Rinus Michels y la revolución del futbol
Rinus Michels y la revolución del futbol

Vamos a empezar éste texto con un término simple del significado de Revolución: Cambio brusco o radical dentro de un sistema económico y/o moral de una sociedad. La mayoría de las veces asociamos éste término con batallas, innovaciones, idealistas y sobre todo personajes que generaron un cambio para siempre. Y ejemplos hay muchos, podemos pasar por Robespierre, Bolívar, Trotsky, Che Guevara y Zapata y si son unos melómanos empedernidos como el autor pueden incluir en su respectivo rubro a The Beatles y Black Sabbath.

En el futbol, que es el tema que nos atañe también existen los revolucionarios del balón y en ésta ocasión mencionaremos a uno en especial, aquel holandés que hizo que el mundo del balompié se asombrara ante una Naranja casi perfecta que terminó siendo una interpretación más de la obra de Burgess y Kubrick: La espectacular Naranja Mecánica.

Rinus Michels
Rinus Michels, el hombre que revolucionó al futbol

Marinus Jacobus Hendricus Michels, loco por el futbol y avecindado desde la fecha de su nacimiento en 1929 en Ámsterdam nunca fue un buen futbolista y hasta el año de 1964 pudo darse a conocer como entrenador. Rinus había llegado a un equipo desconocido con “M” de Mediocre, aquel Ajax era malísimo y la realidad era que se tenía poca fe en Rinus Michels como comandante en jefe, sin embargo algo no fluía con normalidad ya que en poco tiempo alcanzó tres títulos consecutivos y posicionar al equipo en las altas esferas neerlandesas y europeas. Esto tal vez no dice mucho, pero las formas importan y en esa época Rinus implantó métodos poco ortodoxos en los entrenamientos: Estudio riguroso de las características de cada jugador, preparación física meticulosa, un don de mando marcial desde el banquillo (le apodaban De Generaal) y un adolescente dirigiendo la orquesta con el número 14 a la espalda; un tal Johan Cruyff.

En 1968 alcanzó la final de la Copa de Europa pero se topó con un muro defensivo rossonero construido por Nereo Rocco, y un Gianni Rivera inspirado. AC Milán se llevó la gloria en esa ocasión pero dos años después ya con el Ajax convertido en una máquina perfecta de hacer futbol y desquiciando tácticamente al Celtic Glasgow y al Atlético de Madrid, tuvo en los griegos de Panathinaikos al sparring perfecto para llevar su futbol total a la cima del futbol mundial. Primer Copa de Europa para el Ajax de Ámsterdam.

Lee también   ¿Qué fue de... Marcelo de Faria?
Rinus Michels y Johan Cruyff
El general Michels y el Tulipán Dorado Cruyff eran la amalgama perfecta.

La revolución estaba en marcha, nadie sabía qué hacer ante tal planteamiento: Presión extrema sobre el rival, posesión casi total del balón, todos defienden, todos atacan intercambiando posiciones con una triangulación perfecta. Barcelona contrató sus servicios pero algo le faltaba a su receta para que triunfara con los culés y ese ingrediente especial llegó cuando Cruyff vistió por primera vez la playera blaugrana. La amalgama perfecta.

Todo estaba puesto para que Michels fuera el “Rey del Mundo” en la cita mundialista de Alemania en 1974. Nadie podía siquiera hacerle sombra a la poderosa Naranja Mecánica de Neeskens, Rensenbrink, Rep y el mariscal de campo, la leyenda del Futbol Total Johan Cruyff. Inexplicablemente los revolucionarios son incomprendidos en su época, vistos como disidentes molestos o simplemente tienen mala suerte para ver finalizada su obra cuando tienen la mesa puesta. Yo no voy a entrar en detalle con de lo que pasó aquel 7 de julio de 1974 en el Olímpico de Múnich y mucho menos de lo que pasó con Michels después de aquella vez que los alemanes encontraron el talón de Aquiles de la Naranja Mecánica perfecta. Si ustedes lectores me lo permiten, vamos a dejar éstas líneas recordando a Michels como el revolucionario que fue y como el personaje que cambió la forma de plantear, ver y sentir el futbol para siempre. El Ajax, su selección holandesa y hasta la Copa Europea de Naciones de 1988 lo merecen.

Rinus Michels
El último gran éxito de Michels fue la Eurocopa de 1988 haciendo renacer a La Naranja Mecánica.