Juan Román Riquelme y sus 38
Juan Román Riquelme y sus 38

Nació un 24 de junio de 1978 en San Fernando, un día antes de que Argentina se levantara como campeón en el Mundial de Argentina. Comenzó su carrera en las inferiores de Argentinos Juniors a los 11 años, es el mayor de 11 hermanos. Fue tentado para jugar por River Plate, pero su familia no le permitió jugar ahí, toda su familia es xeneise, “jamás le daría un disgusto a mi familia ni por toda la plata jugaría con River”, declaró Riquelme algún día a TyC Sports.

Riquelme niño

Jugador que viene de los llanos, del potrero como le llaman los argentinos, con esa picardia del jugador de barrio. El día que debutó en la Bombonera con el primer equipo en 1996 salió ovacionado por el público coreando su nombre. El ‘Pibe’ Riquelme en su debut, que entonces portaba el dorsal 8 con el que él había jugado toda su vida, desde niño, fue entonces entrevistado por una cadena argentina, el reportero le dijo: “Jugaste un partido bárbaro”, a lo que Riquelme contestó, “¡Ah! no sé, eso pregúntaselo al técnico”.

Su primer gol como profesional se lo anotó a Huracán en la Bombonera, un golazo con un tiro violento con la pierna diestra que se impactó en el poste derecho del arquero para rebotar casi en el poste opuesto.

Román está lleno de magia, tiene un amplio catálogo de jugadas de esas que hacen levantar al más parco de su asiento, de esas que te paras y te tomas la cabeza no creyendo el truco. No pisa, acaricia y cubre el esférico como si fuera su guardaespaldas, a veces teniendo 3 o 4 defensores encima queriendo puntear de perdida ese balón dormido frente a Riquelme, el 10 no lo presta, no deja que ni siquiera lo raspen, es el quien vuelve a dirigir el destino de la 5.

Aquel inolvidable túnel a Yepes en la cancha de River o aquel rehilete con caño incluido a Charles Perez de Rosario Central, no te queda más que aventar la cerveza y pararte a gritar ¡olé!

En 1997 Pékerman lo llevó a la selección Sub 20 Argentina, donde compartió la cancha con grandes jugadores como Pablito Aimar, juntos llevarían a la albiceleste a ganar el Mundial Juvenil ese año.

Con Boca lo ganó todo; Ligas, Libertadores, y una Intercontinental del año 2000, donde se consagraría a nivel mundial. Aquel 2-1 en Tokyo, Japón donde Román le pinto la cara a un Real Madrid llenó de estrellas como: Makélélé, Roberto Carlos, McManaman, Figo y Raúl González.

Diego Armando Maradona es un fiel seguidor de Román, si te admira dios es por algo y no cualquiera puede decir que tiene como fan a uno de los más grandes de la historia. Cuando Riquelme anotó aquel penal en la final de la Libertadores del 2000, Maradona desde el palco de transmisiones le dijo “Escucháme Romancito, el arquero no salió ni en la foto cuando pateaste el penal”, haciendo alusión al excelente cobro del 10 de Boca que engañó completamente al portero de Palmeiras.

Lee también   Barcelona vendería a Messi

Después de tantas noches de trucos en Buenos Aires y de imponer un récord en la liga argentina de 40 partidos sin derrota para el cuadro xeneise, Juan Román fue contratado para jugar en el futbol español. El FC Barcelona le ganó la partida a varios clubes europeos que se querían hacer de los servicios del argentino. Por 13 millones de dolares, los blaugranas lo tuvieron en sus filas, y desafortunadamente nunca logró mostrar su gran futbol. El técnico holandés Louis van Gaal, fiel a su estilo de querer inventar nuevas posiciones, jamás lo puso a jugar en donde Román mejor se desenvolvía.

Juan Román Riquelme y sus 38
Riquelme con el Barcelona

La llegada de Ronaldinho, lo dejó sin lugar en el cuadro culé y fue cedido al Villarreal. Con el submarino retomó su estilo de juego, y se volvió amo y señor de la media cancha del cuadro amarillo. Junto con Forlan en la delantera pusieron al Villarreal en un historico tercer lugar de la liga española y también serían campeones de la Copa Intertoto de la UEFA en el 2004. En 2005 sería líder de asistencias de gol. En ese mismo año y de cara al 2006 jugaría el Submarino Amarillo por primera vez en la UEFA Champions League, Roman y compañía lograron meterse hasta las semifinales del torneo. Y lo que es la vida, un penal fallado por Riquelme, su especialidad, dejaría al Villarreal sin oportunidad de empatar el juego frente al Arsenal y mandar el juego a los tiempos extras. Todo ello le convirtió en el ídolo de todos los tiempos del Villarreal.

Después comenzó a tener conflictos con la directiva del Villarreal, Topo Gigio nunca fue de buen carácter, por lo cual regresa a casa, a la Bombonera con el cuadro Xeneise, después de 5 años donde el publico le recibió en grande.

El 24 de junio del 2017 será el día que Juan Román Riquelme juegue su partido de despedida, el día de su cumpleaños 39.

Lo mejor de Riquelme en estos cortos minutos de vídeo, uno de los últimos número 10.