A pesar de que el futbol en estados Unidos tiene poco tiempo de vida, ya cuenta con figuras icónicas para los amantes del soccer en el país del norte, nombres como Alexis Lalas, Eric Wynalda, Cobi Jones y Claudio Reyna son algunos de los jugadores que iniciaron el camino de este deporte en dicho país y que ayudaron a su consolidación. Dentro de este grupo de futbolistas habría que agregar con letras doradas al uruguayo-americano Tabaré Tab Ramos.

Nacido el 21 de septiembre de 1966 en la ciudad de Montevideo, Uruguay, como todo niño charrúa desde muy pronto mostró un gusto por la pelota, pero su destino iba a estar lejos de la tierra que lo vio nacer; a los 11 años, se trasladó a Estados Unidos con toda su familia, país que le daría la bienvenida y le daría la oportunidad de seguir en el deporte que más le gustaba.

Tab Ramos en sus inicios en el futbol

A pesar de la limitada infraestructura futbolística de la Unión Americana, tuvo la oportunidad de ingresar al equipo de la universidad NC State, en donde le esperaba su primera sorpresa: “tenía 15 años cuando me invitaron a entrenar con la selección sub-20. Tras tres semanas de prácticas me dijeron, te quedas, pero yo no era ciudadano americano”, tras un largo trámite burocrático, Tab se incorporó de manera oficial a la selección sub-20, con la que disputó el Mundial de 1983 que se celebró en México.

Ya asentado como uno de los jugadores más prometedores, el jugador fichó con el Miami Sharkes, siendo un cuadro semi amateur, por lo que debido a su talento firmó un contrato especial con la US Soccer, el cual estipulaba que estaría enfocado completamente a la selección, con la se prepararía para participar en el Mundial de Italia en 1990, escenario que significaba la vuelta de la selección de las barras y las estrellas a un Mundial luego de 40 años.

Tab Ramos con la selección de Estados Unidos

A pesar de que Estados Unidos quedó en el penúltimo lugar, el desempeño de Tab Ramos lo llevó a despertar el interés de clubes del viejo continente, siendo el Figueres de la segunda división de España el que se llevó al jugador con el visto bueno de la Federación. Tras un primer año de altibajos, su segundo año lo consolidó a tal grado que llamó la atención de un club de mayor relevancia, el Betis, al que llegó en 1992 y con el que consiguió el ascenso a la Primera división en 1994.

Lee también   Títulos antes que carácter

Pero antes de cumplir el sueño de por fin jugar en primera, tenía otra tarea pendiente: trascender con su selección. El Mundial de 1994 estaba en puerta y como anfitriones del torneo, tenían la obligación de destacar. Junto a Tony Meola, Marcelo Balboa y Brad Friedel logró acceder a la siguiente ronda tras vencer a Colombia y empatar con Suiza, teniendo que enfrentarse a Brasil en los octavos de final.

Dicho partido marcó un antes y un después para Tab: tras un primer tiempo equilibrado, Leonardo le propino un violento codazo al jugador norteamericano, provocándole una fractura de cráneo y retirándolo del torneo, truncando con ello su sueño de trascender en el mundial pero no solo eso, truncando su sueño de poder debutar en la primera división de España.

Un año fue lo que tuvo que alejarse de las canchas, por lo que le tuvo que decir adiós al Betis, regreso al futbol en 1995, justo a tiempo para jugar nuevamente con la selección en la primera Copa América de las barras y las estrellas y en donde gracias al talento de Ramos llegaron a la ronda de semifinal cayendo ante Brasil, no sin antes dejar en el camino a México por 4-1 en serie de penales.

Tras el torneo y a pesar de ser considerado enemigo del futbol mexicano fichó con los Tigres, equipo donde por fin pudo cumplir su sueño de jugar en primera división y en donde se preparó para jugar la primera temporada de la MLS prevista para 1996. 23 partidos, dos goles y una Copa México fue el saldo que el jugador entregó jugando para el cuadro felino.

como una de las máximas figuras del futbol estadounidense, dio inicio a la MLS: jugando para el NY Metro Stars parecía que podría ganar el primer título de su carrera, siendo considerado el mejor jugador en tres ocasiones, pero el fantasma de las lesiones se hizo presente y debido a ello, anunció su retiro en el año 2002.

Tras su retiro, abrazó la carrera de entrenador y actualmente dirige a la selección sub-20, en donde prepara  a las futuras estrellas de EUA: “Es una etapa muy bonita, una etapa en la que considero puedo aportar mucho. Para mí es un orgullo el poder verlos pasar de ser jugadores amateurs a profesionales”, señaló el ya legendario jugador  las barras y las estrellas.