Hemos comentado que en cada país de Sudamérica ha nacido un ídolo inigualable que ha hecho soñar a sus compatriotas. Perú tiene en el Nene de Puente Piedra a su máximo exponente.

 DOMI 335578

Cuenta la leyenda que Túpac Yupanqui, el décimo soberano inca, mandó construir una serie de puentes para conectar el vasto imperio y facilitar la integración y sumisión de los pueblos faltantes al gran Imperio Inca, el más grande de la América pre-colombina. En la región de Lima se construyó uno de éstos grandes puentes que fue demolido tras la llegada de los españoles para ser reconstruido y ser demolido de nuevo en épocas actuales. El famoso puente ya no sé si exista actualmente pero dio nombre a la ciudad Puente Piedra, que vio nacer a un descendiente de la gran mezcla de culturas que forman al Perú, tal vez sería uno más pero el destino le preparaba algo especial.

Cuenta la historia que la república peruana vio nacer desde las ruinas incas de Puente Piedra al mejor jugador de futbol de América de la década post-hippie, el mejor futbolista que esa nación ha visto pisar una cancha jamás, quien logró poner de rodillas para hacer una reverencia al mismo Brasil de Zagallo y que diseñó una maquinaria uniformada con una banda roja que era espectacular en la década de los 70. Se habla de los cuatro fantásticos de Perú actualmente: Guerrero, Farfán, Pizarro y Vargas, pero quienes formaron ese póquer estaban muy equivocados al tratar de comparar a éstos grandes jugadores con verdaderas leyendas del deporte inca, unos talentosos e imponentes guerreros de la nación de la playera más elegante de Sudamérica que conquistaron América desde el Nacional de Lima.

Héctor “Granítico” Chumpitaz, el defensa agerrido y capitán del equipo. Imparable en juego aéreo todo un líder e ídolo del Sporting Cristal, le llamaban “El Capitán de América”. Jugó en el Atlas de Guadalajara; Juan Carlos “El Ciego” Oblitas el killer que jugaba en la banda izquierda e ídolo de Universitario; Hugo “Cholo” Sotil el delantero rockstar, habilidoso y rebelde que llegó a jugar con el FC Barcelona catalán y el “Nene” de Puente Piedra, la cereza del pastel.

Teófilo Cubillas “El Nene” representa al artesano del balompié que se transformó en el artista del balón que nunca antes habían visto las tierras de Huáscar. Contador de profesión, mediocampista talentosísimo por vocación. Debutó con solo 17 años en su amado Alianza Lima y en su primer temporada ganó el título de goleo del torneo y su talento hizo que con el tiempo el Basel suizo y el Porto portugués disfrutaran de su magia. Es curiosa la historia pero en la otra parte de la ciudad de Lima, Hugo Sotil desataba la locura en los estadios vestido con los colores del Deportivo Municipal, así que había que juntar a éstos monstruos y se decidió formar un combinado limeño para una gira en Europa donde golean 4 a 1 al Bayern Munich de Beckenbauer y dejan con la boca abierta al Benfica con todo y Eusebio, se había formado toda una pollada. La aleación ya estaba bien formada desde principios de la década y era turno de disputar la Copa América de 1975 que no tuvo sede fija, fue un torneo de partidos de ida y vuelta alrededor de Sudamérica y que cambió su nombre de «Campeonato Sudamericano de Futbol” por “Copa América”. El combinado albirojo llegó a semifinales luego de vencer a Bolivia y Chile y llegaba a la semifinal ante una selección de Brasil que solo utilizó jugadores de Minas Gerais, la soberbia amazónica tuvo sus consecuencias y con un Cubillas convertido en un mariscal de campo vencieron en el estadio Mineirao a los brasileños con un contundente 3 a 1; el Nene anotó el segundo gol.

Cubillas2
El combinado de equipos de Lima estelarizado por Cubillas y Sotil dejó maravillado al mítico Eusebio.

En esa época no existía la regla de FIFA de obligar a los clubes para que sus jugadores jueguen torneos internacionales y tan curioso como son las anécdotas del futbol en América los jugadores peruanos literalmente escaparon de las concentraciones de sus clubes y volaron a Lima para reunirse con el equipo de su nación y poder enfrentar la final contra Colombia. Chumpitaz huyó de Guadalajara, Sotil de Barcelona, “Cachito” Ramírez de la Ciudad de México y el «Nene» de Oporto. Colombia derrotó a los peruanos en El Campín de Bogotá por 1 a cero pero los herederos de Atahualpa vencieron a los cafetaleros por dos goles en Lima, en Sudamérica se respira pasión extrema por éste deporte y debía haber un partido de desempate; un marcador global sería demasiado aburrido. La sede para la final de finales fue el estadio Olímpico de Caracas en las tierras donde el futbol era mas raro que un alienígena en esas épocas. “Cholo” Sotil se vistió de héroe y consiguió el gol para que Perú ganara su segunda Copa América siendo el mismo Cubillas el autor intelectual de esa hazaña.

Lee también   23 años del primer gol de Del Piero en la Juventus

Veamos. Si se preguntan por qué Argentina no participó en el mundial de México ’70 es porque Perú eliminó a los orgullosos gauchos en la misma Bombonera de Boca Juniors. Si tienen la duda de quién hizo dudar al mejor equipo brasileño de la historia, fue la pandilla de Cubillas y Chumpitaz que hicieron sudar de más a Pelé, Rivelino y Jairzinho en los cuartos de final del mundial del ’70 en el estadio Jalisco. Lo cierto es que Cubillas fue artífice y comandante de esos peruanos heroicos y por si fuera poco tiene el récord de ser el mediocampista que más anotaciones tiene en la Copa del Mundo, sus 10 goles superan a Zidane, Zico, Maradona y Platini.

En el mundial de Argentina ’78 el Nene llegó mejor que nunca y los incas pasaron sin problemas las fases previas a los juegos de vida o muerte, de hecho el gol de tiro libre que le marcó a Escocia es una cátedra maestra de cómo se debe cobrar una falta y cualquier futbolista que quiera aprender a hacer volar el balón debe estudiar con lupa ésta anotación. En plena dictadura de Videla, donde el militar argentino buscó tapar las atrocidades que había cometido organizando una copa del mundo en el país del tango, Perú perdió el partido clave por un increíble 6 a cero ante los locales. Las notas sobre una conspiración de la dictadura y un soborno para que los peruanos perdieran no son descabelladas, pero eso solo la historia lo juzgará y sabremos si la pelota se manchó en esa ocasión.

En 1987 el Nene ya estaba retirado después de haber jugado sus últimos partidos en canchas de Estados Unidos, pero la historia preparaba ahora una tragedia. Alianza Lima venía como líder del campeonato peruano y había ganado un partido mas ante el Deportivo Pucallpa, los limeños decidieron rentar un charter y en el vuelo de regreso sufrieron un accidente mortal en las playas de la región de Ventanilla donde todo el equipo pereció; solo el piloto de la aeronave logró sobrevivir. La noticia impactó a todo el medio futbolístico de Sudamérica y a la sociedad peruana y ante una tristeza atroz Teófilo se calzó de nuevo los botines y con jugadores juveniles y otros más prestados del Colo-Colo chileno formaron a un improvisado Alianza Lima obteniendo el segundo lugar del campeonato inca. La historia puede parecer aburrida, pero es la base para entender desde el pasado como es que pretendemos afrontar el futuro. En el caso del hermoso país inca la historia les enseña que tienen una vasta cultura en su sangre que se manifiesta en su gastronomía, música y costumbres. Les enseña que como todo sudamericano moderno han amado al futbol desde siempre y ahora mismo añoran las glorias pasadas y desean al  menos poder clasificar de nuevo a un mundial de futbol en la zona mas difícil para obtener un preciado boleto, y también les muestra que alguna vez un habilidoso Nene dominó y deslumbró desde Lima, su capital a todo el mundo e incluso hizo que O’Rei se inclinara para hacerle una reverencia.

 Eso nunca se tiene que olvidar.