Gignac y Faitelson se dan con todo en Twitter, ¡Hasta en Francés!

El delantero de Tigres, André-Pierre Gignac, lanzó un tuit en el que expresaba su descontento hacia las críticas que recibió su equipo tras finalizar el Mundial de Clubes, y el periodista David Faitelson no desaprovechó la oportunidad de cruzar algunas palabras con el galo a través de Twitter.

Gignac y Faitelson se dan con todo en Twitter, ¡Hasta en Francés!
Gignac y Faitelson se dan con todo en Twitter, ¡Hasta en Francés!

Todo empezó cuando el francés publicó un mensaje a través de la red social dedicado a los mexicanos, en el que se mostró descontento hacia las críticas que había recibido su equipo tras regresar con el segundo lugar del Mundial de clubes.

«El peor enemigo del Mexicano es el mismo Mexicano! Sintiéndome Mexicano me da tristeza! Cambiemos el chip! Todos hacia el mismo rumbo!» Escribió el galo a través de su cuenta, y como era de esperarse las críticas no tardaron en hacerse presentes, y entre ellas destacó la del polémico periodista David Faitelson, que respondió al tuit del francés desde su cuenta.

«Ahora resulta que @10APG nos va a enseñar cómo debe ser “el mexicano”. Para empezar, debería referirse al “aficionado mexicano”. Conozco muchos mexicanos a quienes les importa un “reverendo cacahuate” el futbol, Tigres y Gignac. Y el mexicano es libre de criticar y de expresarse.», replicó el periodista.

Fue más tarde cuando Faitelson decidió responder de nuevo al atacante, esta vez lo hizo en francés. «LIBERTÉ, égalité, fraternité…» escribió el periodista, a lo que el galo respondió «Exactement, liberté d’expression, je peux dire ce que je veux! (exactamente, libertad de expresión, yo puedo decir lo que yo quiera) A ver si puedes entender si usar el traductor!»

Lee también   Así va la Copa Libertadores 2015

Al final ambos se desearon buenas noches, y el asunto no pasó a mayores.

Aquí te dejamos los tuits de algunos cibernautas que aprovecharon la ocasión y se burlaron de Faitelson y algunos hasta «en francés».

¿Qué opinas?

¿Quién tenía la razón?