Con Zinedine Zidane en el banquillo y el recuerdo de su golazo en Glasgow, el delantero bianconero Mario Mandzukic quiso emular la genialidad del francés y convirtió un verdadero golazo en la final de la UEFA Champions League 2016-2017.

Cuando el partido favorecía 0-1 a los españoles, una combinación de seis toques seguidos en el aire terminó con una fantástica definición del exjugador del Atlético y el Bayern.

De espaldas al arco, después de parar la pelota con el pecho y ante la marca cercana de dos jugadores, Mandzukic remató y bañó al duro Keylor Navas para sellar un espectáculo de gol.

Lee también   La Bundesliga: Por la gloria o el despeñadero