Sergio Agüero fue la estrella de la goleada del Manchester City frente al Chelsea, el delantero argentino anotó un triplete, sin embargo, al finalizar el encuentro, cuando el referente del ataque citizen fue a buscar el balón del encuentro recibió una pequeña broma del juez principal.

El árbitro del partido, Mike Dean, escondió la pelota en su espalda intentando esconder, de modo gracioso, el balón para que Agüero no se llevará su “premio”.

Agüero supo reírse de la broma y, además, fue felicitado por Dean, luego se llevó el balón a casa.

Lee también   Los hijos de Simeone celebraron con todo el gol del Atlético