Irán empató este martes sin goles en su visita a China por las eliminatorias al próximo Mundial que se jugará en Rusia. Sin embargo, la nota llamativa no quedó en el partido sino en lo que sucedió después con los que no vieron acción.

Terminado el partido, el entrenador del equipo, Carlos Queiroz, mandó a entrenar a los jugadores que no jugaron los 90 minutos pero con una particularidad: el sistema de riego no dejó de funcionar en ningún momento.

Así, bajo el agua y sin jugar, se despidieron de China los suplentes de Irán. ¿Que habrán hecho para recibir ese ‘castigo’?

Lee también   ¿Mordida de Carvajal a Mandzukic? #Vine