Cuando un equipo hace un cambio, se da por entendido que el que el jugador que sale del terreno de juego tiene su capacidad disminuida y el que entra esta en mejores condiciones cuenta con mejor condición para jugar, aunque a veces, en contadas ocasiones, esto no sucede así.

Una situación de este tipo se dio en el futbol de Suecia; en el equipo Degerfors-Osters, de la segunda división, hizo un cambio en el que el jugador que entró a la cancha no entró en optimas condiciones, producto, todo parece indicar de un dedazo en el ojo que le provocó su propio compañero:

Mattias Ozgun no tuvo la oportunidad de tocar el balón y termino pidiendo el cambio, pues la lesión fue más grave de lo que se pensaba en un principio; habrá que investigar para ver si hubo una sanción interna para el compañero que provocó la lesión a su compañero, pues no es parte de una conducta deportiva.

 

 

 

Lee también   Sin 'Foca' en octubre