Boca Juniors y River Plate protagonizarían una de las finales más esperadas de la historia, la de la Copa CONMEBOL Libertadores, la misma estaba pautada para el sábado 24 de noviembre a las 17:00 horas (tiempo de Argentina).

Tanto River como Boca salieron una hora antes para llegar a tiempo al Estadio Monumental, para empezar a preparar y entrar en calor para que se llevara a cabo una de las finales más esperadas de la historia del fútbol.

Desde dentro del autobús que los transportaba, los jugadores de Boca pudieron vivir todo el gris panorama que les esperaba en las adyacencias del inmueble millonario.

La plantilla Xeneize se encontraba cantando y saltando, dándose ánimos para afrontar el partido, cuando empezaron los ataques en su contra e incluso, tuvieron que pedir el apoyo de un médico.

Lee también   Teófilo borrado de todos lados en Cruz Azul