El jugador del Manchester City, el francés Benjamin Mendy, vivió un momento gracioso y un tanto vergonzoso con la seguridad del Etihad Stadium al culminar el encuentro entre su club y el Liverpool.

El lateral, que actualmente está lesionado y se encuentra en un proceso de recuperación que le permitirá regresar a las canchas en febrero próximo, no pudo estar en la victoria del City 2-1 contra el equipo de Jürgen Klopp.

Sin embargo, el francés no lo pensó en saltar al campo a celebrar el triunfo de su equipo, victoria que permite al City mantenerse en batalla por el título de la Premier League.

Y, aunque el jugador tenía permitido celebrar, los elementos de seguridad del Etihad pensaron que Mendy era un fanático que invadió el campo y no dudaron en atraparlo.

Posteriormente, se dieron que se trataba de un jugador del club y evitaron llevarse al francés bajo arresto; Mendy se tomó con gracia la confusión señalando en su twitter que “casi lo tumbaron”.

Lee también   Thomas Müller esquiva disparo de Chicharito