En Inglaterra los conocen como «Mascot» y son los niños que acompañan a los jugadores a la hora de saltar a la cancha. Aunque no tienen un papel en el transcurso del partido, son importantes para darle ánimo al jugador pues no hay nada como ver la cara de un niño junto a su futbolista favorito.

En el partido entre West Ham y Manchester City se dio una curiosa situación en la que durante el clásico «estrechón» de manos entre ambos equipos, uno de estos niños que acompañan a los jugadores decidió saltarse el saludo al portero inglés, Joe Hart, y lo dejó con la mano colgando.

Chequen ustedes las imágenes:

Lee también   Why always me?