El árbitro mexicano César Ramos cometió el peor error en lo que va de año, a pesar que apenas es enero, el colegiado azteca pitó un insólito penal en la Copa de Asia, en el juego entre Australia y Siria.

Ramos sentenció pena máxima una “falta” cometida sobre un jugador sirio, que casualmente había chocado con un compañero del mismo equipo, en la fracción 79 del encuentro, que terminó con victoria 3-2 para Australia.

La sentencia del árbitro mexicano recorrió todo el mundo, sobre todo, por lo increíble de la decisión al no haber una falta de algún jugador mexicano sobre los sirios, sino un simple choque entre compañeros.

A pesar de los reclamos de los jugadores australianos, César Ramos, no cambió su decisión y Siria empató, gracias al mal penal cobrado, el encuentro; aunque en los compases finales del encuentro Australia volvió a estar arriba en el marcador.

Lee también   El hijo del Chaco jugará con la Sub 16 del Tri