Mira los vines de Podolski y sus problemas para entrar al campo.

En el partido entre Arsenal y Dortmund, Arsene Wenger trató de mandar un revulsivo desde la banca, el elegido fue Lukas Podolski. Pero el alemán se tardó un poco más de lo necesario para entrar. Primero no encontró su playera de juego, y luego, no encontró sus espinilleras.

Sólo alguien tan despistado podría decir que el futbol es como el ajedrez, pero sin dados.

Lee también   Wenger: "El poder financiero de algunos equipos está destruyendo la competición"