Ronaldinho Gaucho es un ídolo para casi una generación de futboleros, da igual si son fanáticos del Real Madrid o Barcelona, el brasileño es querido en cualquier sitio al que va y recordado por sus gambetas y “jogo bonito”; esta vez, en la inauguración de Cruyff Court en Barcelona, España, representando a la Fundación Johan Cruyff, volvió a dejar una de las perlas al hacerlo un caño a su ex compañero, Carles Puyol.

El brasileño, que después de su salida del Barcelona jugó en el AC Milán, Flamengo, Atlético Mineiro, Gallos Blancos del Querétaro y Fluminense, quiso divertirse durante el evento y, aprovechando la distracción de Puyol, paso el balón entre los pies del antiguo defensa central, que no pudo más que reírse y tratar de frenar, a modo de juego, a su amigo.

Lee también   Era el blooper del año: Kameni se salvó de hacer el ridículo