Desde el fin de semana Paco Jémez se ha visto en el ojo del huracán tras la “Maza señal” que se aventó hacía las gradas antes de entrar al tubo que lleva a los vestidores.

Él alega que no fue para la fanaticada cementera, insiste en que escuchó a un tipo meterse con sus hijas y entonces eso le molestó.

Algunos lo han acusado de que es muy bajo anteponer a sus hijas para justificar el insulto que dirigió al graderío del Estadio Azul. Paco Jémez dijo que un tipo se metió con sus hijas y que aún son unas niñas y le toca a él protegerlas.

Aquí la niña mayor del volátil entrenador de la máquina del Cruz Azul, Nadia Jémez.

Lee también   Top Sapiens